Natascha Kampusch
Natascha Kampusch, en su primera aparición televisada. (ARCHIVO). ORF

Natascha Kampusch, la adolescente austríaca que el pasado verano escapó de ocho años de cautiverio en un sótano a las afueras de Viena, se dio en Barcelona su primer baño en el mar en el que ha sido hasta ahora su único viaje al extranjero.

Los detalles del viaje de la chica, de 19 años de edad, se incluyen en un programa especial con una entrevista en la televisión pública ORF.

"Fue todo tan natural, el mar era muy hermoso", aseguró la joven, a la que le sorprendieron las embarcaciones del puerto de la ciudad condal, según el material previo emitido por ORF sobre el documental de 45 minutos titulado Natascha Kampusch, un año después.

Durante su viaje grabó con una vídeo cámara imágenes que formarán parte del documental y que ofrecen su visión personal de la ciudad, donde además de ir a la playa y la visita de rigor a los lugares más turísticos, también subió a un barco para disfrutar desde el mar de la vista de Barcelona.

Tranquila y calmada

"No había visto a Natascha tan tranquila y calmada como en Barcelona", aseguró Christoph Feurstein, un periodista de ORF que la acompañó a la ciudad catalana.

Según el periodista, la joven quedó impresionada por la ciudad, por su arquitectura y por la forma de ser de los barceloneses.

La joven, que es abstemia, no salió ninguna noche por Barcelona porque, según el periodista que la acompañó, prefería levantarse temprano para ver lo máximo posible de la ciudad a la luz del día.