Un juzgado de Logroño ha condenado a pagar un total de 600 euros a un anciano de 73 años, acusado de un delito de lesiones, después de que golpeara a otro hombre con un paraguas, cuando éste le dijo que tenía que guardar su turno en una fila.

El juicio se celebró en el Juzgado de lo Penal número 2 de Logroño el pasado día 8 de mayo.

Según los hechos el acusado, I.L.R., acudió a las 9:35 horas del 27 de diciembre de 2004 al Centro Médico de la calle Labradores de Logroño.

Allí, un hombre le dijo que debía guardar el turno en la fila, momento en el que el acusado "le golpeó con un paraguas en la mano, y, cuando parecía que se iba del lugar, se volvió y le golpeó nuevamente con el paraguas en la cabeza".

Como resultado, el agredido sufrió lesiones en la mano izquierda y una herida en la región occipital en la que tuvieron que dar tres puntos de sutura.