Garbage
Los miembros de Garbage, con la cantante Shirley Manson. EFE

Llevan dos años de separación temporal y, ante las lejanas perspectivas de un quinto álbum, los estadounidenses Garbage lanzan la próxima semana Absolute Garbage!, un recopilatorio en el que recogen todos sus éxitos y añaden, en una edición especial, remezclas realizadas por los más relevantes Dj's de los 90.

"Antes de lanzar un nuevo álbum tenemos que sentarnos a decidir hacia qué dirección se dirige el grupo, cómo seguir adelante y definir nuestras fronteras, que en definitiva fue una de las razones de nuestro parón", explica a Efe Shirley Manson - a quien entrevistó hace pocos días 20minutos.es-, la andrógina e icónica imagen del cuarteto.

Tras continuos rumores de ruptura y varias crisis creativas, la banda recuerda el por qué de su éxito con Absolute Garbage! (Warner), álbum que sale a la venta el 28 de agosto, a través de sus 16 canciones más conocidas, I think I'm paranoid, Push it y I'm only happy when it rains entre ellas, y un nuevo tema, Tell me where it hurts.

Garbage recuerda el por qué de su éxito reuniendo sus 16 canciones más conocidas y un nuevo tema


Este tema inédito es una canción "pensada para los fans, al igual que el resto del proyecto", y está inspirada en todas las películas "de ambiente enrarecido que proliferaban en la década de los 60", en especial Belle de jour, el clásico de Luis Buñuel con Catherine Deneuve, cuya estética también inunda el videoclip del sencillo de presentación de Absolute Garbage!

Las remezclas de Androgyny, Stupid girl, Cherry Lips y Paranoid, a cargo de Felix Da Housecat, Todd Terry, Roger Sanchez y Crystal Method, entre otros, sirven para "regalar a los fans cierta dosis de sorpresa a este lanzamiento", apunta Manson.

Porque este disco ha de ser "algo que nadie espere y que, al mismo tiempo, aporte una visión excitante a los temas antiguos del grupo" que, por otro lado, no tendrán una respuesta en directo en forma de gira.

Un clásico de Luis Buñuel inspira el primer sencillo de Absolute Garbage!


Es, en definitiva, "el testimonio de todo este tiempo juntos", doce años después de que el productor Butch Vig, responsable del éxito de Nevermind, que inmortalizó a Nirvana y de Siamese dream, de Smashing Pumpkins, diera forma a un proyecto hecho a su imagen y semejanza: una banda que navegaba entre lo comercial y lo alternativo desde la provocación grunge tan en boga en la época.

En este periodo de descanso, la voz de Garbage ha aprovechado para preparar un álbum en solitario, del que se niega a dar muchos detalles durante la promoción de este recopilatorio "por respeto a la banda", por lo que se limita a confirmar que le ocupará los próximos meses de su agenda y que contará en él con la presencia de Billy Corgan -Smashing Pumpkins- y Jack White -White Stripes-.

Manson, quien no cree que "se pueda racionalizar el por qué un álbum llega especialmente a la gente", no duda en apuntar a Versión 2.0 (1998), su segundo trabajo de estudio, como el gran hito en la carrera de Garbage, del que se vendieron cerca de 5 millones de copias en todo el mundo.

No está previsto que el álbum dé lugar a una gira de conciertos


Del mismo modo, no le importa admitir que sus dos últimos discos no han suscitado el interés del público o que "hubo un momento en que la relación entre los miembros de la banda era realmente tensa".

"Trabajamos en ello a conciencia", admite la cantante escocesa, "porque entendemos que estar en una banda es como formar una familia paralela y, en la nuestra, ha habido momentos realmente increíbles, cuando hemos conectado de una forma sorprendente y que compensan todos los sinsabores".

Por lo que no es una crisis interna la razón por la que se retrasará una nueva entrega de Garbage, ya que también influye la situación de la industria musical, "donde todo se ha convertido en algo muy restrictivo, lleno de juicios y expectativas de ventas que hacen muy complicado el ambiente creativo", apunta Manson.