La Policía iraní ha anunciado la liberación de doce personas secuestradas el domingo por un grupo de hombres armados en Irán y llevadas por sus secuestradores, presuntamente narcotraficantes, al vecino Pakistán.

Un portavoz de la Policía iraní, citado por la televisión estatal, ha asegurado que estas personas han sido liberadas por las fuerzas de seguridad paquistaníes, pocas horas después de haber sido secuestradas en la provincia iraní de Sistán-Beluchistán.

La emisora afirmaba que en los enfrentamientos entre la Policía paquistaní y los captores "hubo un muerto y dos heridos", sin precisar si las víctimas son rehenes, secuestradores o agentes.

Las cifras de secuestrados son confusas

Los medios de comunicación locales facilitaron el domingo cifras contradictorias del número de secuestrados, y mientras la agencia semioficial Mehr aseguraban que eran unos 30, la agencia estudiantil ISNA los cifraba en doce.

Además, un coronel de la Policía iraní, Mohamad Javad Asna Ashari, ha afirmado que los secuestradores pertenecían a un grupo dirigido por Abdelmalek Riyi, en alusión a la organización suní Jondolá (Ejército de Dios), a la que las autoridades iraníes vinculan con Al Qaeda.

La provincia de Sistán-Beluchistán, fronteriza con Pakistán y Afganistán, es conocida por ser feudo de grupos armados y bandas de narcotraficantes.

Una pareja de turistas belgas fue secuestrada hace una semana en esa provincia por un grupo de traficantes de droga, y las autoridades han anunciado sólo la liberación de la mujer.