Asiento reservado para embarazadas, personas mayores y discapacitados físicos. Este mensaje, que se puede leer en todos los vagones de Metro y en todos los autobuses de la EMT, no se encuentra en cambio en los trenes de Cercanías, utilizados el año pasado por 249 millones de usuarios.

Renfe ha explicado a 20 minutos que, aunque no haya pegatinas u otros mensajes que lo indiquen, «todos los asientos están reservados para este tipo de viajeros. La manera de recordarlo no es la imposición, sino la concienciación mediante campañas publicitarias».

En otras ciudades, como Barcelona, la indicación de asiento reservado no se limita a una pegatina, como en Madrid, sino que la plaza está pintada de un color distinto al resto.

En la capital, aunque Metro y EMT tienen pegatinas de asientos reservados, sólo el Reglamento de Viajeros de la EMT (artículo 9) lo incluye «para personas de movilidad reducida».

Dile a renfe...
Si debe poner leyendas de asientos reservados. Escríbe a
clientemadrid@renfe.es  con copia a nosevendecartas@20minutos.es,  por fax 917 015 661 o por correo  a plaza del Callao, 4, 2.º, 28013, Madrid.

Ocho trenes aptos para minusválidos

Actualmente sólo 8 de los 550 trenes que tiene la red de Cercanías en Madrid disponen de accesos especiales para favorecer la subida y bajada de viajeros discapacitados. Son los Civia, que empezaron a circular en marzo de 2003 en la línea C-4, que une Atocha y Parla.