Tres personas resultaron hoy heridas a consecuencia del espectacular incendio que sufrió un avión de la compañía taiwanesa China Airlines tras aterrizar en el aeropuerto de Naha (suroeste de Japón), informó la agencia local Kyodo.

Los heridos son dos de los ocho tripulantes de la aeronave y uno de los trabajadores del aeropuerto que colaboraba en las tareas de extinción de las llamas.

Por su parte, los 157 pasajeros que viajaban en el avión resultaron ilesos y fueron desalojados nada más declararse el incendio del aparato, un Boeing 737, poco después de aterrizar, según la agencia Kyodo. "Todos están a salvo", dijo en Taipei Jonson Sun, un portavoz de la aerolínea China Airlines, que aseguró a continuación que el aterrizaje se realizó siguiendo los procedimientos apropiados.

En un primer momento tras el accidente se desconocía el paradero de cuatro de los tripulantes del aparato, que finalmente fueron localizados a salvo, según Kyodo.

Cubría la ruta CI-120 entre la capital de Taiwán, Taipei, y la ciudad japonesa de Naha, en la isla de Okinawa
El fuego se declaró sobre las 10.30 hora local (1.30 GMT), minutos después de que aterrizase la aeronave, que cubría la ruta CI-120 entre la capital de Taiwán, Taipei, y la ciudad japonesa de Naha, en la isla de Okinawa.

Según China Airlines, las llamas se iniciaron en el motor izquierdo del avión y se extendieron a la cabina del pasaje, provocando una gran columna de humo negro.

Los equipos de emergencia del aeropuerto de Naha consiguieron sofocar las llamas en algo más de una hora, para descubrir que el incendio había partido en dos la aeronave.

La policía japonesa descartó poco después del incendio la posibilidad de que fuese un atentado terrorista, según Kyodo.

China Airlines ha sufrido cuatro importantes accidentes en los últimos 13 años.