Oculus
El gran intercambiador del World Trade Center diseñado por Santiago Calatrava. GTRES

Esta semana ha tenido lugar la apertura parcial del intercambiador diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava en la zona cero de Nueva York, una estación que conectará once líneas de metro, un ferry y la estación del tren regional PATH.

Sin embargo, la Autoridad Portuaria de Nueva York ha decidido no realizar un gran evento de inauguración por considerar que la obra del valenciano, conocida popularmente como Oculus, es "un símbolo del exceso".

Así lo ha manifestado el director ejecutivo de la Autoridad Portuaria, Pat Foye, en declaraciones a Politico New York, medio al que ha asegurado sentirse "orgulloso del trabajo que la Autoridad Portuaria y cientos de trabajadores han realizado en la infraestructura". Sin embargo, Foye tampoco ha dudado en mostrar su preocupación por "el enorme coste del intercambiador Sur en una época de recursos limitados".

Según la Autoridad Portuaria, la obra ha costado el doble de lo previsto, 3.600 millones de euros frente a los 1.800 que se presupuestaron.

Aun así, el estudio del arquitecto ha comunicado que sí habrá evento de inauguración, aunque será en primavera, tras la apertura total del Oculus. "Según ha informado la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey (Port Authority), agencia que gestiona el proyecto, tiene prevista una ceremonia de inauguración oficial para esta primavera, una vez el Oculus esté totalmente operativo y estén abiertos los accesos a las 11 líneas de metro", informa el estudio en una nota de prensa.

"En palabras de la Autoridad Portuaria, el intercambiador y su parte más visible, el Oculus, servirá como modelo de intercambiador de transportes de última generación del siglo XXI y actualmente representa la mayor red integral de accesos peatonales subterráneos y de vías de transporte público de la ciudad de Nueva York", añaden.