Amics de la Terra, Biciutat de Mallorca y GOB, se muestran a favoar de la iniciativa municipal de que la zona cercana a la catedral de Palma esté libre de coches.

En un comunicado conjunto, las tres entidades aplauden la decisión del área de Movilidad del Ayuntamiento de Palma para "liberar el espacio aledaño al magnífico edificio gótico" de la presencia permanente de coches en sus inmediaciones.

Según indican, la existencia de automóviles aparcados en las proximidades de la Seu "degrada" la visión de un conjunto monumental único, probablemente el más representativo de nuestra ciudad, en la que, por otro lado, deben primar los viandantes.

La contaminación propia de los vehículos de motor, además, ennegrece las paredes de los edificios, recalcan.

Con todo, apuntan a que la tendencia -coincidente con lo que se está haciendo en muchas ciudades de nuestro entorno cultural- es la de liberar los centros históricos de la presencia de automóviles, limitándola a lo estrictamente imprescindible.

Teniendo en cuenta de que los taxis pueden aparcar temporalmente al lado de la catedral, instan al Ayuntamiento a que busque una solución que permita compaginar la actividad profesional denominada 'taxi tour' que lleva a cabo dicho sector, con la máxima protección del enorme valor artístico de la zona.