Siria
Un hombre recibe tratamiento médico tras resultar herido durante los bombardeos del gobierno en el principal bastión rebelde en Duma (Siria). EFE/Mohammed Badra

Tras cinco de años de conflicto y con 270.000 muertos sobre la mesa, la medianoche de este sábado  entrará en vigor una tregua temporal y parcial en Siria pactada por EE UU y Rusia, el principal detractor (junto a Arabia Saudí) y el principal partidario (junto a Irán) del presidente sirio, Bachar Al Asad.

El cese de hostilidades constituye un primer paso hacia las negociaciones de paz auspiciadas por la ONU, que tenían que haberse retomado ayer tras sucesivos aplazamientos, pero que de nuevo han sido pospuestas. Naciones Unidas anunciará este viernes la fecha de la siguiente ronda de conversaciones, sobre las que pesan tantos obstáculos como incógnitas.

¿En qué consiste este alto el fuego?
EE UU y Rusia acordaron el lunes un cese de hostilidades en Siria a partir del 27 de febrero, que se aplicará a todas las partes implicadas en el conflicto que se hayan comprometido a aceptar sus términos y se extenderá durante dos semanas. Quedan excluidos  grupos yihadistas como Estado Islámico (EI) y Frente Al Nusra, a los que se seguirá combatiendo. Además, tanto Rusia como EE UU intercambiarán  la información pertinente y tendrán que establecer una línea directa de comunicaciones.

¿Quién ha aceptado?
De momento, el Gobierno sirio y la principal agrupación de la oposición, la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN). La línea directa abierta por Moscú ha recibido más de una decena de llamadas de grupos interesados en secundar la tregua. Las partes enfrentadas deben indicar antes del mediodía deeste viernes si aceptan el "cese de hostilidades". Falta por saber la posición de países como Arabia Saudí, principal enemigo regional de Asad junto a Turquía, e Irán, uno de sus grandes aliados. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha expresado su apoyo pero de forma muy cautelosa.

Puntos débiles del acuerdo
Su principal dificultad radica en uno de los puntos del pacto, el que exige la delimitación del territorio bajo control de EI, del Frente Al Nusra y del resto de grupos catalogados como terroristas por la ONU, una tarea francamente difícil. Asimismo, la exclusión de la tregua de estos grupos reduce considerablemente su eficacia y posibilidades de éxito, según los expertos. Turquía, además, insiste en que las milicias kurdas, aliadas de EE UU, se incluyan entre los "grupos terroristas" a los que no se les aplicará la tregua. Muchos expertos creen que solo servirá para introducir ayuda humanitaria y aliviar la situación extrema de muchas poblaciones, pero poco más.

¿Qué opina la Comunidad Internacional?
El presidente ruso, Vladimir Putin, está convencido de que este acuerdo va a suponer un giro radical en la crisis de Siria y cree que se abre una verdadera oportunidad para impulsar un arreglo político. El presidente de EE UU, Barack Obama, no es tan optimista y se muestra cauteloso antes las numerosas "dificultades". Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, cree que es una "señal de esperanza". EE UU, Francia, Alemania y el Reino Unido han acordado estar "muy vigilantes".

¿Cómo está Siria?
El país está a punto de cumplir en abril 5 años de cruenta guerra civil, en la que han muerto 271.138 personas (79.106 eran civiles), según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Hay 4,5 millones de refugiados , 8 millones de desplazados internos y 15 millones que necesitan ayuda humanitaria constante. Todas las partes implicadas en la guerra cometieron en 2015, con total impunidad, crímenes de guerra, abusos flagrantes de los derechos humanos y violaciones del derecho internacional humanitario, según Amnistía Internacional. Y la paz, según los expertos, aún está muy lejos.