Juan Tomás Rodríguez, un joven estudiante español, se ha convertido en uno de los "héroes" del terremoto, al lograr salvar de entre los escombros a una familia de cuatro miembros.

Este estudiante de ciencias ambientales de la Universidad de Granada dijo que fue "un gran honor" evitar que esa familia engrosase las estadísticas mortales del terremoto que ya se cifran en 500 víctimas.

Justo cuando yo entré se liberó a esa familia y tuve la gran satisfacción, de ser yo el que los sacase de ese lugar

Contó que cuando ocurrió la catástrofe él se encontraba en la playa de Pisco, la ciudad más afectada, y allí se unió de inmediato a un grupo improvisado de personas que "iba por las diferentes calles buscando supervivientes" durante más de "24 horas seguidas".

Al divisar la vivienda derrumbada donde estaba atrapada una pareja y sus dos hijas, el grupo de socorristas espontáneos se turnaron para entrar por un agujero donde "solamente cabía uno a la vez".

"Justo cuando yo entré se liberó a esa familia y tuve la gran satisfacción, si así se puede llamar, de ser yo el que los sacase de ese lugar", dijo este joven nacido en el pueblo de Moratalla, en Murcia.

La alegría por salvar esas vidas contrasta con la desolación causada por "toda la gente muerta" que -según dijo- vio a su paso en los dos días siguientes que permaneció en el área.

Un vecino del pueblo también se convierte en 'héroe'

Un bebé de 10 meses fue rescatado ileso de la iglesia de San Clemente en Pisco (Perú), después de que el templo se desplomara con el fuerte terremoto que azotó el miércoles pasado la costa peruana , según informaron este sábado medios locales.

El bebé, que aún no ha sido identificado, logró sobrevivir siete horas después del fuerte seísmo que alcanzó los 8 grados en la escala Richter, cuando fue rescatado por un ciudadano de la zona, Rómulo Palomino, informó la agencia estatal Andina.

Logró sobrevivir siete horas después del fuerte seísmo que alcanzó los 8 grados en la escala Richter

"Pensé que estaba muerto, lo levanté con cuidado y noté que su corazón latía.

Lo limpié y ahí empezó a estornudar y lloró", manifestó Palomino tras explicar que halló al pequeño inconsciente, debajo de los escombros y completamente cubierto de polvo.

"Hallé y saqué a más de 20 cadáveres antes de encontrar al niño", explicó emocionado Palomino, quien consideró un "milagro" que "hubiera sobrevivido tantas horas respirando sólo polvo y muerte". Tras el rescate, lo llevó a su casa, dado que los hospitales a los que fue se habían hundido.

El viernes también fue rescatado con vida el párroco de la iglesia de San Clemente, José Emilio Torres Mota, quien sobrevivió al fuerte movimiento telúrico, que ha dejado 500 muertos, 1.500 heridos y más de 80.000 damnificados, según cifras oficiales.

El jueves fueron rescatadas otras dos personas de los escombros del templo , de los que han sido recuperados, hasta el momento, al menos 70 cadáveres.

Estadísticas de la tragedia

De los 500 muertos registrados tras el terremoto, casi 400 fueron en Pisco y 75 en Chincha. El resto se repartieron entre Ica y Cañete, aunque aún quedan zonas donde no han llegado equipos de rescate, por lo que el número de víctimas podría incrementarse.

Más de 300 réplicas del terremoto se han producido durante las labores de rescate, según informó Televisión Española.