Tiburón
Un ejemplar de tiburón avistado en una playa de Tarragona. (JAUME SELLART/EFE)

El tiburón que se acerca cada día a la orilla de la playa del Miracle de Tarragona es un tiburón gris , especie considerada no peligrosa para los humanos y que se alimenta de pequeños peces.

Tres biólogos del Centro de Recuperación de Animales Marinos (CRAM) han determinado que se trata de una hembra muy dócil, de entre 1,50 y 1,60 metros.

El Ayuntamiento de Tarragona ha ordenado la evacuación del tiburón y entre mañana y pasado, técnicos de los acuarios de Barcelona y Valencia lo trasladarán al Acuario de Barcelona.

Es inofensivo, pero nos preocupa la posibilidad que alguien quiera tirarle de la cola o tocarle el morro

Allí se estudiará más a fondo las características del tiburón e incluso se comprobará si espera crías, según han informado estos expertos biólogos.

"Es inofensivo, pero nos preocupa la posibilidad que alguien quiera tirarle de la cola o tocarle el morro, se sienta agredido y ataque", explicó Carme Crespo, concejal de Medio Ambiente responsable de las playas.

El tiburón realiza cada día el mismo circuito y aumentado la frecuencia y si, hasta ahora, aparecía entre las ocho y las nueve de la mañana y a las cinco de la tarde, hoy ha permanecido toda la mañana.

En algunos casos, se ha acercado a unos tres metros de la orilla y los biólogos han temido que "llegara a embarrancar" por estar tan cerca.

Otro ejemplar

Los biólogos del CRAM han constatado que hay otro ejemplar de tiburón, pero no se acerca tanto a la playa y todavía no han podido determinar de qué especie se trata.

La bandera roja ha ondeado de nuevo en la playa del Miracle y la Guardia Urbana ha prohibido el baño en el tramo de playa que el tiburón considera suyo.

Se trata de aguas de muy buena calidad, si no, no habría aparecido

Sin embargo, en la otra mitad de playa, a pesar de la bandera roja, los bañistas disfrutaban del mar sin problemas.

Los expertos intentarán ahora determinar por qué el tiburón ha adoptado esta costumbre de acercarse tanto a la orilla y permanecer tantos días en el mismo lugar y para ello, expertos del Instituto Oceanográfico analizarán las condiciones del agua.

"Se trata de aguas de muy buena calidad, si no, no habría aparecido, pero queremos saber qué atrae tanto al tiburón", explicó el oceanógrafo Roland Mattheissen.

De momento, todas las hipótesis están abiertas para explicar un hecho, que carece de precedentes conocidos y que ha obligado a cerrar las playas.

Pese a que las playas de Miracle siguen hoy cerradas numerosos curiosos se han acercado a la zona para ver al tiburón con sus propios ojos.