Ni en hospitales, ni en bares y ahora tampoco en el coche. Las autoridades neoyorquinas podrían multar con una cantidad de 2.000 dólares a los conductores que fumen dentro del vehículo, si en el se encuentran menores de 18 años.

Según publica elmundo.es , el concejal demócrata de Nueva York, James Gennaro, presentó esta propuesta de ley que surge de una normativa que adoptó hace dos meses el condado neoyorkino de Rockland.

"Si alguien se come una hamburguesa yo no me veo afectado por el colesterol que ella consuma, pero sí me voy a ver perjudicado por el humo del cigarrillo de otra persona", ha afirmado el concejal para justificar la medida que propone imponer.

Si alguien se come una hamburguesa yo no me veo afectado por el colesterol, pero sí me veor perjudicado por el humo del cigarrillo de otra persona"


Antes que él, en el 2003, el alcalde neoyorquino Michael Bloomberg prohibió fumar en espacios públicos, medida que generó un gran debate pese a la buena acogida que recibió por parte de algunos neoyorquinos.

Aumentar los impuestos
Por su parte, la Comisión Presidencial sobre el Cáncer, ha recomendado a la Casa Blanca aumentar los impuestos al tabaco y sus derivados además de regular con más rigidez la venta de este material.
Sin embargo, la política presidencial es contraria a esta medida pues considera contraproducente encarecer los impuestos para financiar el gasto público.
El informe de la comisión señala, además, que más de medio millón de estadounidenses morirán este año de cáncer, y casi dos tercios de esas muertes podrían haber sido evitadas mediante un cambio en el estilo de vida.