Más de 2.000 soldados, policías y mineros trabajan contrarreloj para salvar a los 181 picadores atrapados en dos pozos de carbón inundados en la ciudad oriental de Xintai a causa de las fuertes lluvias, los últimos accidentes de una larga lista en el sector minero más peligroso del mundo.

Hasta esta mañana, la zona registró fuertes precipitaciones que provocaron inundaciones repentinas y la rotura de un dique en el río Wen, cuyas aguas llegaron a ambas minas, explicaron fuentes oficiales citadas por la agencia estatal, Xinhua.

La gran cantidad de agua filtrada hace que las posibilidades de hallar supervivientes sean mínimas, subrayó Wang Ziqi, director de la Administración de Seguridad en las Minas de Carbón de la provincia de Shandong.

Desde el viernes

En la mina de Huayuan, 172 mineros están atrapados desde la tarde del viernes después de que el pozo se inundara cuando trabajaban 756 picadores, de los que 584 lograron ponerse a salvo.

La mina tenía licencia y una capacidad de producción de 750.000 toneladas al año.

El segundo accidente se registró en un pozo muy cercano, el de Minggong, que se inundó también a causa de las lluvias cuando 95 mineros trabajaban bajo tierra, de las que nueve quedaron atrapados.

La mayoría de los mineros aprisionados en ambos pozos son residentes de las zonas rurales que circundan la ciudad (situada a unos 150 kilómetros de la capital provincia, Jinan), dijo Wang Junmin, vicegobernador de Shandong.

La Administración Estatal de Seguridad Laboral ha ordenado a todas las minas de carbón a lo largo de ríos y canales que cancelen la producción y evacúen a sus trabajadores, según informa Radio Internacional de China.

El Gobierno ha ordenado a todas las minas de carbón a lo largo de ríos y canales que cancelen la producción

Unos 7.000 mineros fallecieron el año pasado en las minas chinas, 4.700 de ellos en el sector carbonífero, del que depende el 70% de la energía que consume el país.

Las medidas aplicadas para atajar los accidentes, incluidos duros castigos para los responsables de accidentes, no han conseguido hasta el momento frenar de forma considerable la cifra de accidentes y muertos.