La Policía desaloja a unos 300 afganos de las vías del tren en la frontera entre Grecia y Macedonia

Militares montan guardia junto a un alambre de púas en la frontera entre Grecia y Macedonia, cerca de Gevgelija.
Militares montan guardia junto a un alambre de púas en la frontera entre Grecia y Macedonia, cerca de Gevgelija.
EFE / Nake Batev

La policía griega ha iniciado la mañana del martes una operación para desalojar las vías del tren en la frontera con Macedonia, bloqueadas desde ayer por varios centenares de refugiados, en su mayoría afganos, en protesta por que las autoridades de Skopje —capital macedonia— les impiden entrar en su país.

Según informan los medios locales, cerca de 300 personas se habían tendido en las vías, y los efectivos policiales los están trasladando a autobuses para llevarlos de regreso a Atenas o a Salónica.

En total se espera que a lo largo del día sean reubicados a los campamentos de acogida de ambas ciudades unos 900 afganos.

El campamento de Idomeni, en la frontera entre Grecia y la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM), con capacidad para un máximo de 2.000 personas está a rebosar desde que Skopje decidió impedir la entrada a todo refugiado que no disponga de un documento de identidad o pasaporte y prohibiera de facto el cruce a todos los afganos.

Además de las 2.000 personas que se encuentran en este campamento, otras 3.000 esperaban ayer en una estación de servicio, situada a unos veinte kilómetros a poder seguir hacia la frontera.

Muchas de estas personas optaron por abandonar el lugar y emprender a pie la marcha hasta la frontera.

El Gobierno macedonio señaló el lunes que tan solo prohíbe la entrada a afganos que llevan años viviendo en Grecia y que por tanto considera inmigrantes económicos en lugar de refugiados.

De facto, esto se tradujo en que entre la tarde del domingo y la del lunes tan solo una persona de esta nacionalidad pudiera cruzar la frontera.

Skopje indicó además que entre el domingo y el lunes Serbia devolvió a Macedonia a unos 700 afganos, quienes a su vez provenían de Croacia y ahora se encuentran en una zona neutral entre los dos países cerca de la frontera de Tabanovce, en el lado macedonio.

"Hasta ahora Croacia no ha dado ninguna información que explique el movimiento de Zagreb de devolver a estas 700 personas a Serbia. Macedonia tampoco no ha recibido ninguna explicación de Serbia", señalaron las fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Fuentes del Gobierno heleno informaron, por su parte, de que se han mantenido contactos con otras capitales de la Unión Europea para dejar claro que lo que está ocurriendo contraviene lo acordado en el Consejo europeo del viernes pasado, es decir, que ningún país emprendería ninguna acción unilateral antes de la próxima cumbre del 7 de marzo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento