Atentado en Homs
Imagen de un doble atentado en Homs, Siria. EFE

El número de fallecidos en los ataques de este domingo en zonas de mayoría chií de las ciudades de Damasco y Homs ha ascendido a 155, de los que 99 eran civiles, según los últimos datos difundidos este lunes por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. El grupo yihadista Estado Islámico perpetró seis atentados en un día en el que el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, anunció un "acuerdo provisional" para una tregua en el país.

La cifra de fallecidos por la explosión de dos coches bomba en el barrio Al Zahrá de Homs ha aumentado a 59 muertos, según informa el Observatorio.

En un comunicado, la ONG indicó que los atentados fueron perpetrados con dos vehículos cargados de explosivos en un barrio de mayoría alauí, un minoritario credo chií al que pertenece el presidente sirio, Bachar al Asad.

Asimismo, señaló que entre los fallecidos figuran por lo menos 39 civiles, mientras que el resto se desconoce si son civiles o pertenecen a las milicias del régimen.

"El pueblo quiere derrumbar al gobernador"

El gobernador de Homs, Talal al Barazi, indicó a la agencia Sana que el atentado tuvo lugar en la calle 60, cerca de la entrada al barrio de Al Arman.

Decenas de personas entonaron cánticos como "el pueblo quiere derrumbar al gobernador" El Observatorio indicó en su nota que los familiares de las víctimas expulsaron a Al Barazi, que estaba visitando los dos sitios de las explosiones.

La nota detalló que decenas de personas entonaron cánticos como "el pueblo quiere derrumbar al gobernador", después de una disputa entre unas personas y el dirigente que finalmente abandonó la zona.

Por otro lado, la agencia Amaaq, vinculada a Estado Islámico, apuntó que dos vehículos explosivos de los yihadistas "golpearon" la calle 60 en el barrio de Al Zahraa.

El pasado 26 de enero, la misma calle fue escenario de un doble atentado perpetrado por Estado Islámico con un coche bomba, que fue seguido de otro cometido por un suicida con un cinturón explosivo. Esos ataques causaron la muerte de un total de 32 personas: diecisiete civiles, entre ellos siete mujeres, y quince miembros de las fuerzas leales al régimen sirio, entre ellos el jefe de una comisaría.

Atentado en Damasco

En la zona de Sayida Zeinab, en el sur de Damasco, murieron al menos 96 personas, entre ellas 60 civiles y 12 milicianos progubernamentales, por cuatro explosiones. Dos de los estallidos fueron ocasionados por coches bomba, mientras que el tercero fue causado por un terrorista suicida con un cinturón de explosivos. El origen del cuarto aún se desconoce. El Observatorio agregó que hubo, además, al menos 150 heridos, de los que decenas se encuentran en estado grave.

El pasado 31 de enero, al menos 58 personas, según cifras del Observatorio, perdieron la vida en varias explosiones perpetradas por Estado Islámico en la misma área de las afueras de la capital siria.

Sayida Zeinab se encuentra a unos 17 kilómetros al sur de Damasco y está protegido por el grupo chií libanés Hizbulá, cuyos líderes insisten en que velan por proteger las áreas y santuarios chiíes de los ataques de los insurgentes suníes en Siria. En esta zona se encuentra la mezquita chií del mismo nombre, lugar de peregrinación de los fieles de esa rama del islam y que en el pasado ya ha sido objeto de ataques.

De acuerdo con datos de la ONU, en casi cinco años de guerra han muerto en Siria 260.000 personas y más de 12 millones de sirios, entre ellos 5.500.000 niños, necesitan asistencia humanitaria inmediata.