Irak
Uno de los heridos del atendo de Irak (Efe) EFE

Al menos 500 personas murieron este martes por las explosiones de cuatro camiones bomba en el norte de Irak, según medios locales que citan fuentes oficiales y hospitalarias.

Más de 11.000 muertos desde enero

Tras estos atentados, el balance de iraquíes, entre civiles y militares, que han perdido la vida de forma violenta en dicho país desde el comienzo de este año asciende al menos a 11.201, según un recuento de acuerdo con las informaciones difundidas por Efe.

El ataque, perpetrado en la ciudad de Sinyar, en la provincia de Nínive, es el más sangriento desde la caída del régimen de Sadam Husein, en abril de 2003.

Muchos heridos

El capitán del Ejército iraquí, Mohamad al Jad, declaró que además cientos de personas han resultado heridas en los atentados en las localidades de Yazira, Kahtaniya y Al Beag, al oeste de Mosul y muy cerca de la frontera con Siria.

Aviones estadounidenses estaban ayudando a trasladar a los heridos a los hospitales

El alcalde de Sinjar, Dajil Qasim Hasun, indicó que aviones estadounidenses estaban ayudando a trasladar a los heridos a los hospitales, que ante la avalancha de ingresos tienen que ser llevados a centros ubicados hasta a 250 kilómetros de la localidad en la que se han producido los atentados.

La zona está mayoritariamente habitada por miembros de la minoría yazidí, una secta kurda en cuyo complejo culto se incluye la adoración por el Ángel Caído, al que llaman Malak Taus. En total se calcula que integran la confesión unas 300.000 personas que en su mayor parte viven en el norte de Irak y en Siria, aunque también los hay en menor número en Turquía, Irán o Armenia. En el país del golfo se quejan frecuentemente de ser discriminados por sus llamativas creencias.