Rita Maestre
Rita Maestre, concejala y portavoz del Ayuntamiento de Madrid. JORGE PARÍS

Rita Maestre, portavoz del Gobierno del Ayuntamiento de Madrid y concejala de Ahora Madrid, será juzgada este jueves por participar hace casi cinco años en una protesta en la capilla de la Universidad Complutense en Somosaguas. La Fiscalía pide un año de cárcel para Rita Maestre y Hector Meleiro –número 86 en las listas de Podemos en la Asamblea de Madrid que acompañaba a la ahora concejal durante la protesta– por un supuesto delito contra los sentimientos religiosos.

El suceso –conocido popularmente como el 'asalto a la capilla de la Complutense'– tuvo lugar el 10 de marzo de 2011. Según las calificaciones de la Fiscalía, Rita Maestre y Héctor Fernández entraron en la capilla del Campus "guiados por el ánimo de ofender los sentimientos religiosos de los allí presentes y de todo el colectivo católitco".

El escrito de la Fiscalía mantiene que "Rita Maestre, así como otras mujeres no identificadas, se desnudaron de cintura para arriba". Estas personas, prosigue el Ministerio Fiscal, "invadieron el espacio destinado al altar portando imágenes del Papa con una cruz esvástica" y acto seguido se pusieron a leer "distintos pasajes de la biblia" así como "diversas citas de Santos y Obispos".

Posteriormente, según la descripción de los hechos que hace el Ministerio Fiscal, estas personas abandonaron la capilla gritando proclamas como "vamos a quemar la conferencia episcopal", "el Papa no nos deja comernos las almejas", "menos rosarios y más bolas chinas", "contra el Vaticano poder clitoriano", "arderéis como en el 36" o "sacad vuestros rosarios de nuestros ovarios".

Según recoge el artículo 524 del código penal, incurren en un delito contra los sentimientos religiosos aquellas personas que "en templo, lugar destinado al culto o en ceremonias religiosas ejecutare actos de profanación en ofensa de los sentimientos religiosos legalmente tutelados". Estos delitos están penados con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses. La petición de un año de cárcel por parte de la Fiscalía es, por tanto, la mayor pena posible ante un delito de esta índole.

Maestre defiende que fue una protesta pacífica

La concejal ha asegurado repetidamente durante los cinco años que ha durado el proceso judicial que su acción no se produjo en contra de una confesión concreta sino contra el uso de un espacio público en un Estado aconfesional para cuestiones no académicas. "Siempre he reconocido mi participación en esta protesta, en la que mantiuve una actitud pacífica y en ningún caso amenazante", explicó la edil en un comunicado que ella misma difundió en redes sociales el mes pasado.

Se trató de una actuación pacífica relacionada con una realidad que consideramos que debía cambiarse

En ese comunicado Maestre aseguró que aún conserva sus ideas de que "Iglesia y Estado deben estar separados", lo que le lleva a reivindicar "la laicidad en las instituciones, su independencia de todas las confesiones y creencias con respecto hacia quienes las profesan en el ámbito privado y personal".

"Lamento que algunas personas se sintieran ofendidas por esa actuación concreta", añadió, señalando que "los sentimientos religiosos merecen el mayor de los respetos, como también lo merecen sus símbolos". "Se trató de una actuación pacífica relacionada con una realidad que consideramos que debía cambiarse", sentenció Maestre.

En otras ocasiones Maestre ha negado que se desnudara de cintura para arriba del mismo modo que niega haber gritado las proclamas indicadas por la Fiscalía. "Nunca he hecho unas declaraciones semejantes, me molestan particularmente y si alguien lo sostiene tiene que demostrarlo", llegó a asegurar al tiempo que recordaba que el nuevo arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, aceptó sus disculpas.

A ojos de Maestre, la protesta por la que ahora se enfrenta a un año de cárcel no fue un 'asalto' sino una 'performance' cuya naturaleza responde a "una forma bastante clásica de la movilización social", que pasa por "visibilizar algo de manera teatral para que sea recibida la demanda".

Un proceso mediatizado

En el comunicado emitido el mes pasado por Maestre, la edil aseguraba que su condición de concejala y portavoz del Ayuntamiento de Madrid han dotado de una mayor relevancia pública al proceso judicial en el que se ha visto envuelta.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, no ha perdido la oportunidad de pronunciarse al respecto y ha trasladado de manera pública su apoyo a la concejala. "Fuiste una de mis mejores estudiantes y un ejemplo para tus compañeros y hoy sigues siendo un ejemplo. Yo estoy con Rita Maestre", afirma el líder de la formación morada en un vídeo que ha colgado en la red social Twitter.

Iglesias no ha sido el único que ha dado su apoyo a Maestre. También lo han hecho sus compañeros municipales como el delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato; la concejala de Cultura y Deportes, Celia Mayer, o el concejal Guillermo Zapata.

También ha recibido apoyos desde la Asamblea de Madrid. El portavoz de Podemos, José Manuel López, ha asegurado en un tuit que "en Democracia una protesta pacífica no puede ser delito". El hashtag de apoyo a la concejala #YoApoyoARitaMaestre llegó a ser trending topic mundial durante horas y primero en España.

El fantasma de la dimisión

El asunto de la capilla también ha sido utilizado por los rivales políticos de Maestre. El Partido Popular ha pedido en varias ocasiones a la edil que dejase su cargo en el Ayuntamiento hasta conocer la resolución judicial. La portavoz de los conservadores en el consitorio y antigua presidenta del PP madrileño Esperanza Aguirre calificó los hechos de "muy graves" y llegó a asegurar que esa protesta estaría "más justificada en una mezquita".

Carmena no se plantea la dimisión de Maestre aunque la sentencia sea contrariaEn una entrevista concedida a 20minutos.es a principios de febrero, Rita Maestre aseguraba que "se plantería dejar el Ayuntamiento si la sentencia es en contra". Sobre ese asunto, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, trasladó el pasado martes su apoyo a la portavoz del Consistorio y aseguró que no se plantea su dimisión.

"Creo que lo importante es que esclarezca este episodio. A Rita Maestre lo que los tribunales le reprochan es algo puramente de una expresión verbal que yo diría que es casi como extraño que haya llegado a donde ha llegado", aseguró Carmena.

En cuanto a sí será o no condenada, Carmena aseveró que tiene "mucha esperanza" en que los tribunales "puedan valorar la diferencia entre la actitud de una joven universitaria y la de una extraordinaria política" que forma parte del Gobierno de Madrid.