Fachada de una clínica Vitaldent
Fachada de una clínica Vitaldent. EFE

Las clínicas dentales Vitaldent continúan trabajando con normalidad después de que el martes la Policía Nacional efectuara la detención de trece directivos de la cúpula por presuntos delitos económicos, entre los que pueden constar fraude, blanqueo de capitales y estafa.

Según ha podido conocer 20minutos tras consultar más de media docena de centros madrileños, las clínicas mantienen las citas y las consultas y siguen su actividad habitual. "Estamos atendiendo a todos los pacientes como si fuera un día normal", cuentan desde la clínica de Arganzuela, mientras la compañía ha querido tranquilizar a sus clientes a través de un comunicado, en el que destacan que su principal objetivo ahora se centra en atender a los pacientes y se han querido desvincular de la investigación judicial.

"Cabe resaltar que la investigación judicial en curso no guarda relación con nuestra actividad diaria que seguirá prestándose con los criterios de calidad al cliente que nos caracterizan".

Trabajadores del centro odontológico de Ciudad Lineal aseguran a este medio que no tienen información al respecto: "Entramos ayer sin saber lo que había sucedido y lo que conocemos es por los medios de comunicación. Nosotros seguimos con nuestra agenda y con una actividad normal".

Los pacientes, sin embargo, acuden con inquietud a las clínicas para conocer exactamente cómo les va a afectar esta situación. Así lo han confirmado varios centros, entre ellos el de Atocha: "Acuden o bien para informarse de lo sucedido y ver cómo les va a perjudicar o para someterse al tratamiento". La directora de ese local madrileño detalla, además, que los trabajadores no están preocupados por lo que le pueda suceder a la clínica.  

Entramos ayer sin saber lo que había sucedido y lo que conocemos es por los medios de comunicación

Los trece miembros de la cúpula directiva de Vitaldent —entre ellos el empresario uruguayo Ernesto Colman, que fundó a principios de la década de los noventa la compañía— fueron arrestados en el marco de la operación 'Topolino' y declararán ante el juzgado de Instrucción número 6 de Majadahonda a lo largo de este miércoles.

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) llevó a cabo la operación tras las pruebas obtenidas por la Fiscalía Anticorrupción de que los detenidos cometieron varios delitos contra la Hacienda Pública y sus franquiciados, que son los que han denunciado las prácticas ilícitas.

La Fiscalía habla de una "organización criminal" dirigida por Ernesto Colman, empresario que amasó una fortuna desde que en 1997 sus clínicas se expandieron a través de las franquicias convirtiéndose en la primera cadena odontológica que utilizaba este modelo de negocio en el mundo. En la actualidad, la compañía ha confeccionado una red de 364 clínicas, de las que 133 son negocios propios y 231 son operadas por franquiciados.

De acuerdo con la Fiscalía, el protésico uruguayo planeaba dejar el negocio en manos de otras personas ante la sospecha de que sus prácticas podían estar siendo investigadas. Las últimas informaciones, por otro lado, apuntan a que Colman exigía a sus franquiciados el pago en metálico de determinadas cantidades acordadas todos los meses que no declaraba a Hacienda, mientras ingresaba estas ganancias en cuentas bancarias de Suiza y Luxemburgo.

Una parte de ese capital retornaba a España para ser invertido en más de un centenar de inmuebles, fincas rústicas y vehículos, con lo que culminaba el proceso de blanqueo. En la operación fueron incautados numerosos bienes, entre ellos un avión y 36 coches de lujo.