La Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía ha localizado y conservado cinco yacimientos arqueológicos de especial interés a lo largo de la traza de la A-316, la Autovía del Olivar, en la provincia de Jaén, desde Úbeda a la capital.

Estas actuaciones arqueológicas, que se tienen en cuenta desde el momento de planificación de la infraestructura previo a las obras, han supuesto una inversión aproximada de dos millones de euros para la identificación, tratamiento y conservación de unos restos que han permitido documentar asentamientos humanos desde la época prehistórica hasta nuestros días.

El delegado territorial de Fomento y Vivienda, Rafael Valdivieso, ha abordado este martes estas intervenciones con el director del Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica, Arturo Ruiz, que ha colaborado en varios de los estudios llevados a cabo durante la ejecución de las obras de la autovía.

"El trazado de la autovía desde Úbeda a Jaén se viene utilizando como vía de comunicación desde época inmemorial, por lo que era previsible el hallazgo de múltiples restos arqueológicos en esta ubicación y por ello la obra ha desplegado este plan de intervención para preservar este patrimonio histórico y cultural tan importante", ha explicado Valdivielso.

A su juicio, esta previsión y el hecho de haber empleado las últimas tecnologías ha supuesto que toda esta actividad arqueológica no haya afectado a la marcha de las obras, al tiempo que ha permitido conocer una parte del pasado patrimonial de la provincia jiennense.

"Es otra prueba más de la actuación ejemplar en la construcción de esta autovía que ha tenido en cuenta los valores ambientales y, en este caso también, los valores arqueológicos e históricos y que han convertido a esta obra en un paradigma de sostenibilidad y de respeto a la riqueza de su entorno", ha añadido.

Buena parte de los trabajos se han realizado en colaboración con el Instituto Universitario de Investigación en Arqueología Ibérica de la Universidad de Jaén y gracias al trabajo de un grupo de arqueólogos técnicos especializados, que ha colaborado tanto en la fase de movimiento de tierras como en la excavación de los distintos yacimientos arqueológicos que se ubican a lo largo del trazado.

El carbono 14, la termoluminescencia, los análisis químicos de residuos, los análisis carpológicos, entre otras, son algunas de las últimas tecnologías que se han empleado para el estudio de los restos arqueológicos, lo que ha permitido agilizar las prospecciones y obtener mayor precisión.

Diversas épocas

Entre los yacimientos se localiza el de La Veguilla, entre Úbeda y Baeza, donde se ha identificado un poblado de la época romana, con edificaciones organizadas con habitaciones y estancias, con restos incluso de suelo y una antigua calzada que probablemente fuera la vía de acceso al Alto Guadalquivir.

De la época prehistórica, sobresale el yacimiento de la Venta del Rapa, en las proximidades de Mancha Real, que ha permitido la documentación y protección de un asentamiento calcolítico, un pequeño poblado de forma circular junto a la autovía rodeado por un foso y otras construcciones subterráneas en los alrededores como almacenes, talleres o tumbas.

De esta misma época se han datado restos arqueológicos en la zona de Puente del Obispo, en el Cerro de los Vientos, lo que permite conocer los inicios de la sedentarización que ocupó el valle del Guadalquivir a lo largo del tercer milenio antes de Cristo.

Precisamente ésta es la zona donde han concurrido la mayor diversidad de restos arqueológicos, como una necrópolis ibérica, construcciones romanas, restos de la época visigoda y una alquería islámica del siglo XI, que posteriormente se desarrolló como un cortijo castellano durante el periodo medieval.

Otros hallazgos destacados son también los descubiertos en zonas del Cortijo El Ahorcado, en la cuesta de Baeza, donde se han identificado muros y pavimentos de hormigón de la época romana imperial. También la zona de Arroyo Vil, en la que los restos arqueológicos documentados corresponden a complejos estructurales tipo silos, fondos de cabañas, estructuras funerarias, restos de muros y cerámicos asociados a la época islámica almohade, aunque también aparecen restos de época tardorromana y de la época islámica imperial.

Consulta aquí más noticias de Jaén.