El excontable de Nóos insiste: la infanta "nunca" le dio una orden o indicación relativa a Aizoon

  • Marco Antonio Tejeiro corrobora que Iñaki Urdangarin reclamó pagos al Gobierno de Baleares en 2006, como contó 'Pepote' Ballester.
  • Urdangarin y Torres, ha asegurado, eran las dos personas que dirigían, tenían poder de decisión y el control absoluto en todo el grupo Nóos.
  • De la infanta Cristina dice que nunca le dio órdenes o le entregó facturas; él pidió al banco que en los extractos de la visa no saliera el nombre de ella.
  • "Algunos gastos de Aizoon no tenían sentido, eran tiques de ropa o peluquería"; "los escoltas" los llevaban a la gestoría e incluso "adelantaban dinero".
  • El abogado de Torres centra su interrogatorio, muy duro, en intentar probar que Tejeiro era más que un administrativo y tenía poder decisorio en Nóos.
El excontable de Nóos Marco Antonio Tejeiro declara el juicio del caso Nóos.
El excontable  de Nóos Marco Antonio Tejeiro declara el juicio del caso Nóos.
EFE/Cati Cladera

El excontable del Instituto Nóos Marco Antonio Tejeiro, cuyo interrogatorio en el juicio del caso Nóos está siendo denso y minucioso, ha corroborado que Iñaki Urdangarin, ex duque de Palma, realizó llamadas al Gobierno balear para reclamar al menos el último pago relacionado con el segundo Illes Balear Fórum, celebrado en 2006. Y ha desvinculado a su esposa, la infanta Cristina, de la gestión en el Instituto Nóos y en Aizoon.

Han sido dos de las declaraciones más reseñables de este martes. "Me iban dando largas", ha dicho Tejeiro sobre el impago inicial del Govern. Ha explicado que habló varias veces con Gonzalo Bernal, exgerente de la Fundación Illesport y que este le contestaba que "no había dinero, que no estaba aprobada la partida". Bernal dijo hace unos días que no querían pagar al Instituto Nóos porque no estaban cumpliendo con el convenio. Hasta que Jaume Matas ordenó el pago, según algunos de los acusados.

"Parecía que había un problema de documentación", ha dicho Tejeiro. Ha confirmado que, "en paralelo" a sus llamadas, hubo otras de Mario Sorribas, Diego Torres e Iñaki Urdangarin: "Se le pedía", ha dicho. Horrach ha comenzado el interrogatorio mostrándole al excontable más facturas, pagos de comisiones y presupuestos relacionados con los Foros de desporte y el patrocinio del equipo ciclista Illes Balears.

La firma de Urdangarin aparece, asimismo, en un presupuesto de Aizoon enviado a la Fundación Illesport con motivo de los trabajos de seguimiento y repercusión en medios de comunicación del equipo ciclista Illes Balears, según ha mostrado el fiscal. Unos trabajos que, según el excontable, Aizoon no realizaba. Tampoco, entre otras, la empresa Virtual Strategies —también del entramado Nóos—, que envió facturas con este concepto.

Horrach ha exhibido otras facturas de Virtual Strategies contra el Instituto Nóos con el concepto de "gestión de la comunicación del Valencia Summit" por valor de 120.000 euros. El fiscal intenta demostrar que este servicio no se llevó a cabo, aunque el excontable ha dicho desconocer si fue así, ya que él solo confeccionaba las facturas: "Me daban el texto y la cantidad", asegura,  "era Mario Sorribas quien llevaba los temas de comunicación".

El fiscal, de hecho, ha mostrado al tribunal varias facturas cruzadas entre varias empresas de la red con el mismo concepto. La respuesta del excontable ha sido la misma una y otra vez: que él escribía lo que le decían.

"Estaba en la junta, pero solo la vi dos veces"

Por otra parte, Tejeiro ha sido interrogado por Horrach por el papel que desempeñaba la infanta Cristina en el Instituto Nóos y en Aizoon, empresa de la que era socia al 50% con su marido, Iñaki Urdangarin, y que pertenecía al entramado de Nóos.

"Estaba en la junta -de Nóos-, pero yo la he visto solo dos veces, una en la que vino a buscar al Iñaki Urdangarin a la oficina y nos la presentó y otra en la que me invitaron al cumpleaños de Urdangarin en su casa", ha dicho.

El excontable ha confirmado que en la oficina en la que él trabajó, primero en Barcelona y luego en Sant Cugat del Vallès, también se llevaba la gestión de Aizoon. Ha negado que Cristina de Borbón estuviera allí habitualmente como socia que era, que le entregara alguna vez facturas, le diera órdenes o le enviara correos electrónicos.

Tejeiro ha confirmado que formaban parte del Instituto Nóos Torres, Urdangarin, García Revenga, la infanta y su hermano Miguel Tejeiro, pero ha dicho que la infanta y García Revenga, que a él le constara, no llevaban a cabo labores "efectivas" en la entidad.

En cuanto a Iñaki Urdangarin, ha dicho que siguió "haciendo gestiones" para el proyecto de los Juegos Europeos con la Generalitat Valenciana, que finalmente no se llegó a realizar, aunque supuestamente había abandonado Nóos. "No estaba físicamente", ha dicho Tejeiro, "pero sé que hacía gestiones", ha confirmado, "estaba implicado". De hecho, ha admitido que sabía que Urdangarin "no tenía que aparecer" en los papeles.

Tejeiro ha contado que en 2008 Torres y Urdangarin "no se hablaban directamente" y que el primero le remitía a él correos para que se los pasara al segundo por "temas que tenían pendientes". El excontable entonces "trabajaba en la gestoría —de sus hermanos— y llevaba el tema administrativo de Aizoon". Según se desprende de los correos mostrados y las respuestas, Urdangarin y Torres aún llevaban proyectos.

"Las facturas externas siempre fueron reales"

Durante su turno, breve, la representante de la Abogacía del Estado ha realizado preguntas muy directas al acusado. Tejeiro ha declarado que, de cara al exterior, el conglomerado de empresas de la red de Torres y Urdangarin operaba como Instituto Nóos o consultoría Nóos y que internamente no existía una distribución de funciones entre las empresas.

Los "jefes", ha afirmado, los que tenían "poder de decisión y control absoluto" en el Grupo, eran Torres y Urdangarin. Los empleados como él, ha dicho, tenían conciencia de trabajar para ellos, no para una empresa concreta. El excontable ha dicho que él "tecleaba, no concebía" las facturas del Grupo Nóos y que las facturas externas fueron "todas reales", no así las internas.

La letrada le ha preguntado concretamente si "falseó" facturas, a lo que Tejeiro ha insistido en que él no falseó nada, sino que solo escribió. Ha confirmado que Torres y Urdangarin se repartían lo que obtenían "al 50%", no por el "objeto social" de la empresa.

Después, Tejeiro, ante las preguntas de las acusaciones, ha dicho que dejó de trabajar para Diego Torres entre finales de 2007 y principios de 2008 y que seguían manteniendo una relación personal, pero que no le pidió ayuda para solventar problemas con facturas de la Administración balear.

Los gastos de Aizoon: ropa, flores, vinos

Tejeiro ha sido interrogado por la letrada de Manos Limpias sobre la época en la que trabajó en exclusiva para Aizoon tras su etapa en Nóos.

Entre otras cosas, ha confirmado que entre los empleados constaban "tres sobrinos de Urdangarin" y una mujer del "personal de servicio" del matrimonio de los duques de Palma —según la abogada, la niñera—, pero que no prestaban servicios laborales a Aizoon. También ha declarado que la empresa operaba desde el domicilio familiar.

En cuanto a los pagos que le llegaban a la gestoría, Marco Antonio Tejeiro ha dicho que recibía relaciones de gastos cada cierto tiempo que le enviaban desde Aizoon a través de "escoltas". Ha declarado que le daba "la impresión" de que la relación de los gastos la elaboraban esos mismos escoltas, que adelantaban en algunos casos el dinero que él pagaba después "a Julita Cuquerella", secretaria de Urdangarin, en dinero o cheques.

Ciertos gastos que le llegaban, ha explicado el excontable, no los dio por buenos, "no tenían sentido", ha especificado, porque se trataba tiques sueltos de "ropa o peluquería".  Otra cosa eran los gastos que se hacían con las "visas" de Aizoon: había dos tarjetas, una a nombre de Urdangarin y otra a nombre de la infanta Cristina. "Ahí lo metimos todo. Si lo pagas con la visa de la empresa se supone que era un gasto de la empresa", ha confirmado.

La letrada ha pedido que le exhiban tiques de compra de un centro de flores, alquiler de coches, un libro de Harry Potter y hasta un safari en África, que el excontable ha dicho no recordar, pero que podrían ser ejemplo de gastos que no se corresponderían con el objeto social de Aizoon. Alguno de los tiques tiene anotaciones manuscritas de los escoltas, "tenían que justificarlos para que les fueran abonados", ya que habían adelantado el dinero.

Tejeiro sí ha dicho recordar algunas facturas llamativas, como la compra de botellas de vino o un servicio de coaching para la infanta. O la de un viaje que hizo la familia Urdangarin-Borbón a Brasil que "al final se metió" en la contabilidad. El excontable ha admitido que Cuquerella le pedía que algunos de los gastos los incluyera en una partida de "relaciones públicas", aunque fueran gastos personales.

El excontable ha reconocido que pidió al banco que cuando mandaran los extractos de la visa de Cristina de Borbón "no pusiera el nombre de la infanta, sino el de la compañía" porque "a nadie le interesaba". Sin embargo, ha negado que hubiera un pacto para ocultar todo lo que tuviera que ver con ella.

En cuanto a Ana María Tejeiro, esposa de Diego Torres, ha confirmado que hacía en la empresa "lo que le decía su marido", que "durante una época" llevó la parte laboral y que "tenía un horario" fijo. Más adelante ha dicho que no tenía capacidad de decisión.

El abogado de Torres, muy duro

El interrogatorio del abogado de Diego Torres, Manuel Gonzalez Peeters, se ha centrado en intentar desmontar algunas de las cosas que ha declarado Tejeiro, como el hecho de que fuera solo un mero trabajador administrativo. Le ha mostrado documentos en los que constaba como "gerente" y unas tarjetas de visita en las que se le denominaba "general manager".

"Yo no tenía ningún poder con respecto a la sociedad", ha insistido varias veces el acusado. González Peeters le ha enseñado un curriculum vitae que las fuerzas de seguridad encontraron en el registro de su vivienda, en el que él aseguraba que había sido "director financiero" y también "director general de Noos", entre otras cosas. "Es un curriculum hinchado", ha admitido, generando murmullo en la sala.

Poco antes, otro de los letrados le había preguntado por su cualificación profesional. "Farmacéutico", le respondía Tejeiro. "¿Qué sabía usted de contabilidad?", le preguntó; "Nada", contestó Tejeiro. "Una cosa es que me envíen documentos y otra cosa es que yo tenga que ver con su redacción", ha reiterado ante las preguntas del letrado de Torres, que incluso ha considerado que cobraba un sueldo alto para sus funciones reales.

González Peeters se ha interesado también por la afirmación anterior de Tejeiro sobre Carlos García Revenga, exsecretario de las infantas. Tras mostrarle un correo electrónico en el que se hablaba de una reunión ha vuelto a preguntarle "si intervenía" o no en la actividad de Nóos a la luz de lo que ponía en el texto. "Lo desconozco", ha respondido.

El abogado de Torres le ha inquirido por varios contratos firmados con Nóos con empresas, instituciones y profesionales. La intención del letrado era demostrar que esos servicios sí se habían prestado, pese a la confección de las facturas. Tejeiro ha confirmado que al menos un año se realizó una auditoría externa a Nóos y que no se hallaron irregularidades y que había unas hojas de "planificación del trabajo".

El abogado de la infanta

Llegado el turno de uno de los letrados defensores de la infanta Cristina, la primera pregunta del interrogatorio a Tejeiro ha sido clara: "¿Recibió directa o indirectamente una sola orden o indicación de la infanta sobre cualquier cuestión relativa a la gestión de Aizoon en materias fiscales, económicas y contables y relativas a pagos e ingresos?"; "Nunca", ha contestado.

Tejeiro ha admitido que cuando los escoltas le llevaban a la gestoría tiques de gastos de Aizoon, no sabía si eran escoltas de Urdangarin o de la infanta. Tampoco ha podido especificar cuántos gastos cargó la infanta a su tarjeta visa, aunque ha dicho que "pocos" en comparación con los que realizó su marido; por otro lado, sobre uno de los viajes que cree que se pagó con tarjeta, no ha podido espeficiar quién era el titular.

El letrado ha insistido en que la persona de Aizoon con la que contactaba Tejeiro desde la gestoría era Julita Cuquerella, secretaria de Urdangarin, no de la infanta. Y le ha vuelto a sacar la afirmación, antes mencionada por Manos Limpias, que un notario puso en boca de su hermano Miguel sobre que la infanta servía de "escudo fiscal" a Nóos. "No sé si puedo decirlo, pero esto ha sido una invención del señor notario. Estaba enemistado con mi hermano", ha declarado Tejeiro.

Inmediatamente antes, ha preguntado el abogado de Iñaki Urdangarin, al que le ha dicho que el exduque de Palma nunca le dio una orden de pago o, cobro o le dio una factura de alguna de las sociedades de la red de Nóos, como De Goes, Virtual, o Intuit. Torres, en cambio, sí lo hizo. Él sí entregó en mano, ha explicado, sobres con dinero, consecuencia de cobrar cheques al portador para pagar supuestas nóminas a empleados de Aizoon.

"Yo hacía los sobres y ponía el nombre y la cantidad", ha declarado el excontable, que sin embargo ha dicho desconocer qué se hacía después con los sobres, una vez entregados. Ha confirmado que en 2008 fue cuando hizo un curso de "contabilidad elemental".

Esta comparecencia arrancó el pasado jueves. Tejeiro fue el primer inculpado en alcanzar, hace año y medio, un acuerdo de conformidad con la Fiscalía, por el que ésta pide para él dos años de cárcel. La acusación popular ejercida por Manos Limpias eleva esta solicitud a once años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento