La defensa de Raquel pide su absolución y asegura que contra ella sólo hay hipótesis sin demostrar

El letrado defensor de la policía local Raquel Gago, Fermín Guerrero, ha pedido la libre absolución de su patrocinada, acusada de participar en el crimen de Isabel Carrasco, porque ha aseverado que contra ella "no hay nada probado" y "todos son conjeturas". En su opinión, solo hay "hipótesis que no se han podido probar".

El letrado defensor de la policía local Raquel Gago, Fermín Guerrero, ha pedido la libre absolución de su patrocinada, acusada de participar en el crimen de Isabel Carrasco, porque ha aseverado que contra ella "no hay nada probado" y "todos son conjeturas". En su opinión, solo hay "hipótesis que no se han podido probar".

Guerrero ha manifestado que "el que acusa tiene que probar", pero que en el caso de Raquel Gago está siendo de al revés. Además, ha insistido en que su defendida no tenía ninguna motivación para cometer el crimen.

"¿Qué persona se involucra en unos hechos de esta magnitud teniendo la vida resuelta?" se ha preguntado Fermín Guerrero, que ha agregado que Raquel tenía la vida resuelta, una familia, una pareja y que no tenía ningún motivo para querer matar a la política leonesa. "¿Cuál es la razón para que esta señorita ponga en fuego su vida? ¿Para ayudar a una amiga?", ha afirmado el letrado, que ha insistido en que "tiene que haber algo más" para condenar a una persona a más de 20 años de prisión.

En cuanto a la actuación de Raquel, que tuvo en su poder el arma homicida más de 30 horas antes de entregarla a la policía y que no contó a sus amigos ni familiares que había estado con Montserrat y Triana antes y después del crimen, Guerrero ha afirmado que su defendida sufrió "un mecanismo inconsciente de negación" que ella "no pudo controlar". "Todas las personas no reaccionamos igual, hubiera sido mejor para ella ponerlo en conocimiento de alguien", ha asegurado el letrado.

Guerrero ha dicho que Raquel tuvo el arma homicida 30 horas en su poder, pero que no se deshizo de ella, ni informó a la policía porque desconocía que se encontraba dentro de su vehículo. Si hubiera estado implicada, ha precisado, tuvo tiempo "para darle vueltas a toda España con el arma".

También ha resaltado que tanto la autora confesa del crimen, Montserrat González, como su hija Triana Martínez siempre han sostenido que Raquel no tiene nada que ver y que no estaba de acuerdo con ellas para hacer desaparecer el arma.

Censura a la fiscalía

Guerrero también ha censurado la actuación del Ministerio Fiscal en relación a Raquel porque ha propuesto tres penas y delitos diferentes para ella. Fiscalía ha solicitado que a la policía local se le impute un delito de asesinato en concurso con atentando, penado con 19 años de cárcel. Además, otro de tenencia ilícita de armas por el que pide tres años de prisión.

No obstante, ha ofrecido al tribunal del jurado otras dos alternativas, que Raquel sea cómplice, lo que le supondría 12 años de prisión, o que sea encubridora, un delito penado con tres años de cárcel. En ambos casos habría que sumar los tres años de prisión por tenencia ilícita de armas.

El letrado ha aseverado que "no se puede jugar así con la vida de estas personas" y que los hechos por los que se acusan a Raquel "se ajustan a la realidad o no, no hay alternativas". También ha cuestionado la imparcialidad del Ministerio Fiscal en este caso.

Raquel, ha insistido Guerrero, tampoco participó en seguimientos previos a la víctima porque estaba trabajando y sus compañeros han confirmado que no se ausentó en ningún momento de su puesto de trabajo.

El abogado defensor ha reiterado que la base del Estado de Derecho es que todos son inocentes salvo que se demuestre lo contrario y ha preguntado el jurado popular si "prefieren que un inocente esté en prisión solo por suposiciones".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento