La Junta de Andalucía ha mostrado su preocupación por la urbanización de la zona aledaña al centro de salud de Expansión Norte de Jaén, que debe ejecutar el Ayuntamiento, pero cuya evolución le hace ver con "gran dificultad" su apertura "a medio plazo".

Así lo ha señalado este lunes a preguntas de los periodistas la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Teresa Vega, quien ha recalcado que "la obra está terminada", pero "con un problema muy grave" como es el de los saneamientos.

Ha recordado que la calle Cataluña no está urbanizada y es "imposible conectar el saneamiento con la red pública", a diferencia de lo que sí ocurrió con las conexiones de telecomunicaciones y gas. Se recurrió para ello a una calle colindante, algo que es "inviable" en el caso del saneamiento.

"Estas modificaciones han supuesto un aumento de coste que hemos tenido que asumir, un retraso sustancial en la obra y, una vez terminado todo, vemos que el proyecto de urbanización va por unos derroteros que desde luego van a hacer con gran dificultad la apertura de este centro de salud a medio plazo", ha dicho.

En este sentido, ha incidido en que "en cuatro momentos" a lo largo de 2015 se instó al Ayuntamiento de la capital a urbanizar esa vía y "fue ya en noviembre, fruto de las presiones de la Delegación", cuando redactaran el proyecto y lo presentasen. Sin embargo, "no estaba completo y no pudo cursarse en Cultura" y ha sido después cuando se ha presentado y "tiene que ser aprobado".

"Tendrá una parte arqueológica que desarrollar, que se prevé que tenga unos meses, junto con otros siete meses de desarrollo de la urbanización de la calle", ha comentado Vega, para la que hay que tener en cuenta otro facto: la financiación con la que el Consistorio lo acometerá. Será a través de los planes provinciales y "ahora parece ser que se estaban ejecutando de hace tres años".

Por ello, ha calificado de "escándalo y falta de responsabilidad absoluta" que un equipamiento al que la Junta ha dedicado "un esfuerzo económico tremendo" y que va a cubrir las necesidades de unos 25.000 jiennenses esté a la espera de esta intervención, a pesar incluso de las "dificultades" en su construcción, que estuvo paralizada unos dos años.

"Estamos preocupados porque la obra está finalizada y vemos todas las dificultades", ha afirmado la delegada no sin subrayar que han "puesto todos los medios para intentar salvar el tema del saneamiento" sin que haya sido posible, a lo que ha unido que no se puede dar la primera ocupación a un edificio "sino tiene las calles colindantes urbanizadas", de modo que ya no se trata únicamente de esa cuestión.

Consulta aquí más noticias de Jaén.