El fuerte viento que ha azotado la provincia de Almería durante este fin de semana y que ha alcanzado rachas de hasta 100 kilómetros por hora ha ocasionado daños de importancia en unas diez hectáreas de superficie de cultivo invernada, si bien los daños y roturas en los plásticos han sido generalizados en todas las zonas de producción.

Así lo ha trasladado en una nota la organización agraria Asaja, que ha apuntado que el viento "mantiene en alerta" a los agricultores almerienses, dedicados este lunes a la reparación y arreglo de las roturas causadas en el plástico lo más rápido posible para evitar daños mayores.

Según datos recabados por Asaja los daños en las cubiertas, de mayor o menor índole, son generalizados, si bien alrededor de unas diez hectáreas de las zonas del Poniente y Níjar tienen desperfectos de mayor importancia.

Asaja ha advertido de que estas reparaciones, y sobre todo si se tienen que producir recambios en la cubierta de las explotaciones, suponen un coste añadido en una campaña que se caracteriza por la falta de rentabilidad y las pérdidas económicas a causa de los bajos precios.

"La falta de rentabilidad de los últimos años ha motivado que muchos agricultores apuren el cambio de las cubiertas, superando el período de carencia de las mismas y viéndose por tanto más expuestas y afectadas por este temporal de viento", han considerado.

Por otro lado, gran parte de las explotaciones "no tienen daños suficientes en la estructura como alcanzar el mínimo de 1.500 euros por asegurado que te exigen las compañías de seguros para garantizar el arreglo", si bien los daños en la cubierta "pueden ser mayores, por lo que supondrán un coste adicional que no se puede posponer ya que un correcto cerramiento nos evita mayores daños en caso de continuar estas rachas de viento y además se asegura una mejor protección de los cultivos ante las plagas".

Consulta aquí más noticias de Almería.