Las comidas entre semana son hiperconectadas, breves y solitarias, según se desprende de los resultados del estudio 'Cómo comen los españoles', que ha elaborado por Elena Espeitx, miembro del Grupo de Investigación Bienestar y Capital Social de la Universidad de Zaragoza. Ocho de cada diez españoles están pendientes del móvil mientras comen, según una de las conclusiones.

La tecnología ocupa hoy en día un lugar de relevancia a la hora de sentarse a la mesa. El teléfono móvil se ha convertido en un invitado más en la mesa de los españoles, donde 8 de cada 10 personas están pendientes del móvil mientras comen. De estos, un 60% deja el teléfono sobre la mesa mientras come, la mayoría de ellos con sonido. Esta tendencia se observa sobre todo entre las mujeres que además suelen estar pendientes del e teléfono móvil. En cambio los hombres acostumbran a guardarlo en el bolsillo con sonido.

Otro de los grandes protagonistas de las comidas es la televisión. Más de la mitad de la población tiene la televisión encendida durante la comida y hasta un 90% de los españoles ve la televisión mientras cena. La mayoría de personas que ven la televisión mientras comen lo hacen para distraerse, seguido de los comensales que utilizan este dispositivo para informarse de la actualidad.

Un cuarto de hora

Las comidas de los españoles se caracterizan también por su rapidez: 1 de cada 4 españoles dedica 15 minutos o menos a comer entre semana. Esta tasa se acentúa en el caso de los jóvenes entre 18 y 24 años, de los cuales la mitad de ellos dedica un cuarto de hora o menos a comer entre semana.

La doctora en Antropología Social y profesora de la Universidad de Zaragoza, Elena Espeitx, ha expuesto que las pausas para la comida en España son relativamente largas. "El problema es que la mayoría de la gente no destina ese tiempo a comer y lo invierte en otro tipo de actividades como el trabajo o las obligaciones familiares entre otros".

La brevedad en las comidas de los españoles viene muy marcada por los compromisos laborales. Los datos muestran que para 6 de cada 10 españoles, el trabajo es lo que más tiempo roba a sus comidas.

Además, esa rapidez a la hora de comer genera otro tipo de consecuencias como las molestias digestivas. Por ejemplo más del 50% de las mujeres afirma notar alguna molestia digestiva cuando dedica poco tiempo a comer.

Pese a que disfrutar de una buena compañía alrededor de la mesa es clave para la mayoría, las comidas de los españoles son solitarias. En grandes ciudades como Madrid y Barcelona, 4 de cada 10 trabajadores comen solos entre semana.

"Aunque los españoles se sienten muy identificados con la cultura de la sobremesa y el buen comer, la realidad se aleja de este ideal. Entre semana los españoles reducen en gran medida el componente social en sus comidas", ha valorado Espeitx.

Buena compañía

Sin embargo, la buena compañía sigue siendo uno de los factores más apreciados por los españoles a la hora de comer. El 88% afirma dedicar más tiempo a sus comidas si se encuentran acompañados, y el 67% sentirse muy felices cuando comparten mesa con la gente que quieren.

Los datos revelan que los españoles son conscientes de esta situación, y es que más de un 60% de la población cree que podría disfrutar más de sus comidas.

"Es positivo que la sociedad reflexione sobre sus hábitos y se plantee cómo hacer de sus comidas un momento más placentero. No es una cuestión de tiempo, ni de compañía, sino de tomar conciencia del momento y aprender a desconectar de todo aquello que nos invade, aunque sea durante un cuarto de hora al día. Una alimentación satisfactoria, que proporcione bienestar físico y psicológico, depende de lo que se come, por supuesto, pero también de cómo se come", ha concluido Elena Espeitx.

El estudio, que ha contado con el apoyo de Danone, se basa en 1.500 entrevistas online entre personas de 18 a 65 años representativos de la población española. El cuestionario ha tenido una duración de unos 10 minutos.

El trabajo establece distribución nacional representativa por sexo y edad, hábitat, clase social, región y comunidad autónoma. De forma adicional se ha controlado la población trabajadora y no trabajadora.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.