"Sencillo, honesto, comprometido con las personas y trabajador incansable, no en pos de si, sino en pos de quienes le habían sido encomendados". De esta forma es como ha pedido el alcalde de Palencia, Alfonso Polanco, que se recuerde al expresidente de la Diputación Provincial José María Hernández cuando se pasee o se lea la placa de la calle de la ciudad que desde hoy lleva su nombre.

"Conociendo a Chema, el reconocimiento más adecuado era, sin duda, dedicarle una calle. Una calle, porque él era un político de calle, que le gustaba mezclarse con la gente, y especialmente con la gente sencilla", ha apuntado Polanco durante la celebración del homenaje a Hernández en el primer aniversario de su muerte, al tiempo que ha dicho que "quizá nada sea casualidad, y una de las vías de la capital que carecía aún de denominación era precisamente ésta: la que completa el perímetro del Palacio Provincial, sede de su último servicio".

Una calle, según el regidor palentino, que delimita una Institución que Hernández quiso "acercar" a los palentinos y "desmitificar su inutilidad" ante aquellos que creen que es "innecesaria". En este sentido, Polanco ha subrayado que "lo logró a base de cercanía, trabajo y esfuerzo".

Por último, el alcalde de la ciudad ha manifestado que con este gesto "la ciudad de Palencia, quiere apropiarse, a partir de hoy, de su nombre, para situarlo entre quienes considera dignos de ser ejemplo para nuestra generación presente y para las futuras" ya que, según ha reconocido, "el legado que nos deja Hernández es un legado de entrega que bien puede ser modelo en cualquier oficio, pero aún más en política".

Por su parte, la concejal y diputada Carmen Fernández ha recordado además que la nominación de la calle fue una propuesta que nació de la petición de numerosos colectivos y que ha encontrado la unanimidad de los cuatro partidos políticos representados en la Corporación Municipal.

Al respecto, Fernández ha comentado que sin duda ha sido fruto "del estar siempre a disposición de quien le necesitaba. Sólo es el tiempo que nos queda, solía decir y lamentablemente el suyo, fue demasiado poco".

Agradecimiento de la viuda

El acto, que ha contado con la presencia de numerosos representantes institucionales y políticos, ha finalizado con la entrega de una réplica de la placa a su viuda, María Antonia Pardo, quien ha agradecido a los palentinos el cariño recibido durante estos meses.

Un especial reconocimiento que no ha sido el único que se ha llevado a cabo en el último año para recordar a Hernández. El primero, el 16 de febrero, un día después del trágico suceso, el Pleno de la Diputación aprobaba por unanimidad la concesión de la Medalla de Oro de la Provincia a título póstumo a José María Hernández, en reconocimiento a su eficacia en la gestión y generosidad en beneficio de la provincia de Palencia.

Tras esta concesión, el siguiente reconocimiento vino también de la mano de la Diputación de Palencia con la inauguración de la Unidad de Convivencia José María Hernández en la Residencia de San Telmo.

Fue también protagonista en la Fiesta de la Trilla de Castrillo de Villavega, donde se impuso a la viuda de Hernández el Trillo de Oro con el que la organización de la fiesta reconoce a título póstumo la defensa que hizo Hernández del medio rural.

Asimismo, diez artistas del Grupo Muriel realizaron la obra colectiva 'Un Árbol para un sueño' que ubicada en la Senda de Ursi pretende reconocer el apoyo que Hernández prestó a la asociación así como su labor en la promoción de la Montaña Palentina.

Uno de los últimos reconocimientos recibidos fue el Premio de Especial Relevancia de la Cámara de Comercio de Palencia y que nuevamente recogió su viuda. Desde hoy, su nombre quedará inmortalizado en el callejero de Palencia.

Consulta aquí más noticias de Palencia.