La Consejería de Salud destinará este año 3,6 millones de euros a la investigación médica, un 9,5% más que el ejercicio anterior. Este incremento garantiza la plena operatividad de las 4 grandes líneas de investigación existentes: Oncología, Microbiología Molecular, Enfermedades Infeccionas y Enfermedades Neurodegenerativas. Además, queda garantizadas las Plataformas Tecnológicas de Apoyo de Genómica, Bioinformática, Bioética y Educación Ética.

La consejera de Salud, María Martín, acompañada por el gerente de la Fundación Rioja Salud, Javier Aparicio, y por el coordinador de Investigación del CIBIR, Eduardo Mirpuri, ha visitado esta mañana los laboratorios y dependencias del Centro de Investigación Biomédica donde se desarrollan las líneas de trabajo del CIBIR. En la visita ha participado también la presidenta de la AECC, Divina López, y el investigador Eduardo López Granados.

Una de las áreas de investigación es la de Oncología puesto que el cáncer se ha convertido en una de las enfermedades de mayor impacto socioeconómico en el mundo occidental.

De acuerdo al estudio de la World Health Organization (WHO), la previsión de causas de mortalidad en el periodo 2002-2030, convierte al cáncer en la principal causa de muerte en el mundo desarrollado, por delante de las enfermedades cardiovasculares, el SIDA o los accidentes de tráfico.

Desde el CIBIR, conscientes de la necesidad de revertir esta previsión, se ha apostado por el desarrollo estratégico de un área de investigación en cáncer.

Esta área incluye la Unidad de Angiogénesis, la Unidad de Proliferación y Diferenciación en Cáncer y la Unidad de Cáncer de Pulmón. Además de las referidas líneas generales que afectan a múltiples tumores sólidos, en el CIBIR se están desarrollando proyectos en cáncer de colon, cáncer de pulmón, melanoma y hepatocarcinoma.

ANGIOGÉNESIS.

La formación de nuevos vasos sanguíneos a partir de otros preexistentes, o angiogénesis, es un proceso necesario en la fisiología normal durante el crecimiento, la reparación tisular y el ciclo endometrial.

Además, la angiogénesis es necesaria para abastecer al tumor de oxígeno, nutrientes y eliminar productos de desecho. La inhibición de la vasculatura tumoral puede frenar el desarrollo de tumores, lo cual se ha planteado como una diana prometedora contra el cáncer.

El grupo, liderado por el doctor Alfredo Martínez, se ha centrado en el uso de la adrenomedulina (AM) para frenar la angiogénesis (para combatir el cáncer), o para potenciarla e inducir la producción de nuevos vasos sanguíneos donde sea necesario (curación de heridas, isquemias cardiacas y cerebrales).

Unidad de proliferación y diferenciación en cáncer.

El objetivo del grupo, liderado por el investigador Juan Cabello, es profundizar en el conocimiento de las rutas que regulan la diferenciación celular durante el desarrollo y el cáncer, en particular la ruta Wnt, cuya desregulación subyace a determinados tipos de cáncer. Por un lado se analiza la función nativa de los genes implicados en el desarrollo embrionario.

Por otro lado, se genera y se caracterizan modelos animales que contienen mutaciones en genes homólogos a los afectados en procesos tumorales. Para lo que se utiliza el nematodo Caenorhabditis elegans como sistema modelo para los estudios de proliferación y diferenciación durante el desarrollo y cáncer.

La investigación utiliza la genética clásica para la generación de los mutantes, así como análisis genómicos globales para valorar sus implicaciones a nivel de transcriptoma. El laboratorio dispone de un sistema de microscopía 4D (3D + tiempo) que permite identificar y seguir todas las células del embrión a lo largo del tiempo y el espacio, así como caracterizar el patrón de expresión de un gen de interés.

Cáncer de pulmón.

El principal interés de este grupo, liderado por José Manuel García Pichel, es estudiar los mecanismos moleculares y celulares implicados en la iniciación, progresión y resistencia al tratamiento del cáncer de pulmón, sobre todo el de tipo no microcítico.

Estos tumores se caracterizan por su elevada incidencia y mortalidad, por su difícil diagnóstico precoz, y por ofrecer resistencia al tratamiento.

A nivel molecular se investiga en los genes del sistema de IGFs (factores de crecimiento relacionados con la insulina) y en los mediadores de su acción, para su posible traslación en la clínica como factores de pronóstico y diagnóstico de esta enfermedad, y para identificar nuevos tratamientos dirigidos a dianas moleculares.

Recientemente el interés del grupo se ha ampliado al estudio de otras enfermedades respiratorias como la fibrosis pulmonar, una patología huérfana de tratamiento, y también a su implicación en la biología de las células madre pulmonares.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.