El Grupo Municipal Popular en Segovia ha señalado que institutos como el de danza Alicia Alonso, dependiente de la Universidad Rey Juan Carlos, se crean, modifican y suprimen por decisión de la Comunidad de Madrid, por lo que teme que en el futuro la instalación de esta institución en el Círculo de las Artes y la Tecnología (CAT) tenga igual desenlace que la compañía de ballet de Ángel Corella.

La compañía del bailarín se instaló en la localidad del Real Sitio de San Ildefonso en 2008 y se marchó a finales de 2011 a Barcelona al no prorrogarse el convenio con la Junta por dificultades económicas.

Los 'populares' han valorado la ocupación del CAT por parte del Instituto, aunque acogen la ocupación con "prudencia". A través de un comunicado, se congratulan de que se dé salida al edificio, aunque ponen el acento en que en el edificio del Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial (CIDE), donde se instalarán las aulas, se han gastado ya nueve millones de euros, a los que se suman otros tres que faltan para concluir el inmueble, aparte de los costes de adaptación para la actividad artística.

"De momento son en total más de 13 millones de euros de todos los contribuyentes para una escuela de danza. Lo que empezó siendo el CAT, proyecto grandilocuente por sus dimensiones y el momento en que se inició, parece haberse convertido en un peso que el Gobierno socialista ha soltado a la primera de cambio", señalan.

Los 'populares' hacen hincapié en que se desconoce además si han existido más empresas o instituciones interesadas en ocupar el CIDE o si solo se ha ofrecido la posibilidad al Instituto Alicia Alonso, con el que, según recuerdan, existen lazos personales a través de algún miembro del equipo de Clara Luquero —la edil de Cultura, Marifé Santiago, es profesora de la Universidad Rey Juan Carlos—.

El PP considera en todo caso que la oferta de la Universidad es "mejor que nada", pero advierte de que se entrega un edificio acabado y sin más contraprestación que el mantenimiento del mismo mientras el centro lo utiliza junto a dos empresas ya instaladas en locales del CAT con material municipal.

Los 'populares' no quieren que con este centro ocurra lo mismo que con el complejo deportivo Carlos Melero, "que cuesta 180.000 euros anuales a todos los segovianos por el canon que el Gobierno socialista acordó pagar durante 40 años a la empresa adjudicataria".

El Grupo Popular incide en que para él el CAT es una de las principales preocupaciones, por lo que discrepa de la postura que mantienen otras formaciones, como UPyD, partidarios de demoler el edificio y acabar con el proyecto. Al mismo tiempo, ha confiado en que, en relación al mismo, el Equipo de Gobierno actúe a partir de ahora CAT con actitud dialogante, igual que lo ha hecho con aspectos como el Reglamento de Participación Ciudadana o en el Plan de Juventud.

Consulta aquí más noticias de Segovia.