Bombardeos
Bombardeos de Rusia en Siria. ATLAS

El primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, ha asegurado que su país no dejará de realizar ataques aéreos en Siria hasta que "llegue la paz" al país, al tiempo que ha advertido a otros países de que no deben enviar tropas terrestres para combatir allí.

Nos gustaría que Siria se mantenga con sus fronteras históricas como un país unido

"Creo que todo terminará cuando llegue la paz", ha afirmado el jefe del Gobierno ruso, en una entrevista concedida a la revista 'Time'. Medvedev ha incidido en que el presidente sirio, Bashar al Assad, tiene que estar en la mesa de negociaciones con las fuerzas rebeldes que "sean capaces de llegar a un acuerdo" de paz.

"Ninguno de nosotros necesita otra Libia, que quedó rota en pedazos, ni necesitamos un caos en el que varios territorios estén bajo el control de comandantes de campo o, por decirlo claramente, de bandidos, independientemente de la retórica religiosa que utilicen como coartada", ha señalado. "Nos gustaría que Siria se mantenga con sus fronteras históricas como un país unido", ha añadido.

Recuerden afganistán y no envíen tropas

El primer ministro ruso ha subrayado que ningún país debe enviar tropas terrestres a Siria y ha recordado lo que le sucedió a Estados Unidos tras la última invasión de Afganistán con sus fuerzas militares en 2001. "Recordemos lo que pasó en Afganistán", ha dicho.

En su opinión, los estadounidenses "todavía no pueden irse" del país centroasiático. "En cuanto el conflicto pasa a la fase de operaciones terrestres, se convierte en interminable. Esto es lo que es peligroso. Así que no lo hagan. No lo hagan ni siquiera como táctica de miedo", ha afirmado.