Los equipos de rescate no captan ningún sonido de los mineros atrapados en Utah

Los equipos de rescate trabajan muy cerca del lugar donde se encuentran los mineros (AP/POOL/RICK BOWMER)
Los equipos de rescate trabajan muy cerca del lugar donde se encuentran los mineros (AP/POOL/RICK BOWMER)
AP/POOL/RICK BOWMER

Los equipos de rescate llegaron hoy de madrugada con una perforación desde el suelo hasta el nivel donde creen que están atrapados desde hace cuatro días seis mineros en el Estado de Utah, pero sus micrófonos no captaron ningún sonido.

El agujero, de 6,3 centímetros, alcanzó la cámara a unos 550 metros de profundidad en la que se cree que están los trabajadores, tres de ellos mexicanos, en Crandall Cayon (Utah).

Por él bajaron un micrófono, pero el aparato no captó ningún sonido, según informó en una rueda de prensa Bob Murray, co-propietario de la empresa que posee la mina. "El hecho de que no hayamos recogido ningún sonido no debería interpretarse como una mala noticia", dijo Murray.

Los equipos de rescate creen que los mineros se encuentran en una bóveda bastante grande, por lo que el micrófono podría haber llegado a una zona lejos de donde están, o podría estar rodeado de escombros.

Aire respirable

Las familias que esperan noticias de los mineros también recibieron una buena noticia. Según las mediciones, el aire en la cámara está compuesto en un 20 por ciento por oxígeno, hay bajos niveles de monóxido de carbono y no hay metano.

La atmósfera es perfecta para respirar. Si están vivos, permanecerán vivos
"La
atmósfera es perfecta para respirar", dijo Murray. "Si están vivos, permanecerán vivos", añadió.

Mientras, el personal de rescate continúa excavando un agujero mayor, de unos 23 centímetros, que se espera que llegue mañana a la cámara subterránea.

Al mismo tiempo, otro equipo avanza desde los túneles de la mina con equipamiento pesado para poder sacar a los trabajadores. Se espera que llegue a la
bóveda subterránea en cuatro o cinco días.Los seis trabajadores están
atrapados desde el lunes en la mina Crandall Canyon, en el centro del Estado de Utah, después de que se derrumbara el túnel en el cual trabajaban.

Murray mantiene que un terremoto de casi cuatro grados en la escala Ritcher causó el accidente, mientras que algunos geólogos sostienen que el derrumbe causó los movimientos que percibieron los sismógrafos.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento