Personal del servicio de Medio Ambiente retirará el próximo martes un árbol situado en el Paseo del Espolón debido a que se ha secado por enfermedad y podría provocar problemas de seguridad.

Se trata de un ciprés (cupresus arizonica) que se sitúa detrás de la concha del Espolón. Tiene una altura de unos 18 metros con un perímetro de tronco de 150 centímetros.

Al igual que otro ejemplar que se retiró el año pasado en el Paseo del Espolón, está afectado por un fuerte ataque del hongo seridium cardinale (conocido como cáncer del ciprés) en tronco y ramas y la acción constante del hongo armillaria mellea, que ha atacado la parte subterránea de la planta y ha debilitado su sistema radicular.

Ello ha motivado la retirada del árbol para evitar problemas de seguridad para los logroñeses. Una vez realizados los trabajos y en función del estado del tronco, se analizará la posibilidad de dejar sin retirar unos cuatro metros del mismo para un aprovechamiento municipal, como se hizo en 2014 cuando se esculpieron esculturas en dos árboles en el Parque del Carmen y en el Parque Gallarza.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.