El presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado que no da por "cerrada la batalla" con la central térmica de Elcogas en Puertollano (Ciudad Real), que va a depender "de quién y para quién gobierne el próximo Ejecutivo en Madrid".

En un artículo de opinión, recogido por Europa Press, con motivo del Día Mundial de la Energía que se celebra este domingo 14 de febrero, recuerda que "la situación actual es el reciente rechazo por parte del Ministerio de Industria al plan de viabilidad presentado por la central, que condena a los trabajadores a un Expediente de Regulación de Empleo inminente si nadie lo remedia".

A su juicio, "no hay mucho que celebrar en Castilla-La Mancha en relación con la energía, lastrada por la amenaza del cierre definitivo de la central por las restricciones del último Gobierno central a las energías renovables, por el interés industrial de ríos como el Tajo o el Júcar que en ocasiones prima sobre las necesidades de consumo y riego de los habitantes que viven en sus orillas".

Ineficiencia de rajoy

El jefe del Ejecutivo regional señala en este artículo, titulado 'La ineficiencia energética de Rajoy', que Elcogas "ha recibido millones de euros públicos para su operatividad durante una década, y ahora desconectada de la red nacional y condenada al cierre por la ineficiencia de Rajoy y su Gobierno".

"Tenemos un Gobierno en funciones, pero no ha tenido obstáculos para aprobar en Consejo de Ministros planes hidrológicos al margen de los territorios por donde transcurren los ríos o seguir trasvasando agua, muy recientemente, al Levante a pesar de la dramática situación de la cabecera de nuestro río Tajo", ha lamentado.

A su parecer, "la broma pesada de un imitador radiofónico reveló que Rajoy atiende y despeja su agenda para recibir personalmente y escuchar las tesis independentistas de un presidente autonómico, pero no para el presidente de Castilla-La Mancha, preocupado por el futuro de sus ciudadanos y de su tierra".

García-Page considera que "el final de la legislatura de Rajoy está ligado al cierre de Elcogas, los intentos de reabrir la central nuclear de Garoña o el anuncio el pasado jueves de liquidación de la minera de carbón más antigua de España".

Encontrar una solución que garantice el futuro de Elcogas además de evitar la pérdida de los alrededor de 300 empleos que, entre plantilla propia y empresas subcontratadas, genera la compañía, contribuiría, en opinión del presidente, "a avanzar hacia un modelo energético libre de emisiones, al utilizar la planta una tecnología que las reduce al mínimo, y evitaría un perjuicio importante para la comarca de Puertollano, que ya ha sido afectada por el cierre de otras industrias con el consiguiente efecto para su empleo y desarrollo".

Consulta aquí más noticias de Toledo.