En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, el Ministerio Público pide para cada acusado nueve meses de prisión por un delito de desórdenes públicos y otros nueve meses de cárcel por un delito de desobediencia grave a los agentes de la autoridad, mientras que para uno de los vecinos reclama además nueve meses más por un delito de hurto.

Asimismo, la Fiscalía hispalense pide que uno de los acusados pague una multa de 1.620 euros por un delito de realización arbitraria del propio derecho.

De este modo, relata que los hechos tuvieron lugar sobre las 12,00 horas del día 4 de julio de 2014, cuando, "cansados de la multitud de robos que venían sufriendo por parte del denominado clan de 'Los Chorizos'", unos 300 vecinos de la localidad decidieron concentrarse en la rotonda de la Mantecaera "para protestar por la impunidad de dichos actos".

En el transcurso de esta concentración, los 24 vecinos acusados "se dirigieron a las viviendas que en esos momentos estaban siendo habitadas de forma ilegal" por los integrantes del clan y, "con ánimo de atentar contra la paz pública, comenzaron a lanzar piedras y objetos contra las mismas, haciendo caso omiso" a los agentes de la Guardia Civil allí presentes, que estaban "perfectamente uniformados" y que les exigían "de forma reiterada que depusiesen en su actitud".

De este modo, y según señala la Fiscalía en su escrito de acusación, consultado por Europa Press, una de estas viviendas, ubicada en el número 42 de la calle Dehesa, resultó incendiada por los "disturbios", sin que se haya podido acreditar la autoría del incendio.

Siete viviendas afectadas

Asimismo, el acusado R.G.M. se adentró en esta vivienda y hurtó una cafetera 'Nespresso', "al reconocerla como de su propiedad", ya que "había sido sustraída en el mes de marzo", mientras que otro vecino, J.C.B., se adentró en otra de las viviendas ubicada en el número 6 de la calle Hornillos "y se hizo para sí de un televisor, cuya propiedad no ha podido ser determinada ni ha sido tasado pericialmente".

A consecuencia de estos actos, resultaron dañadas siete viviendas, "si bien no es posible determinar los daños causados a consecuencia de estos disturbios, toda vez que las viviendas se hallaban habitadas de forma ilegal durante tiempo no determinado, sin que conste cuál era el estado anterior de dichos inmuebles".

Cabe recordar que, además de los 24 vecinos acusados, la Guardia Civil también detuvo en el verano de 2014 a varios miembros del clan de 'Los Chorizos' en relación a los robos denunciados.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.