Enfermeras búlgaras  entre rejas
Algunas de las enfermeras búlgaras, durante su detención en Libia (EFE).
Seif el Islam Gadafi, hijo del líder libio, Muamar el Gadafi, ha admitido en una entrevista al canal árabe Al Yazira que el médico y las enfermeras bulgaras acusados de infectar con el SIDA a cientos de niños fueron torturados mientras permanecieron detenidos en Libia.

"Fueron expuestos a tortura con electricidad y amenazados con hacer daño a sus familias", dijo el hijo del dirigente libio en una conversación de más de una hora. "La policía libia jugó con el caso desde el principio y las investigaciones no se llevaron de manera profesional ni científica", añadió.

Fueron liberados después de que la UE negociara su libertad
Estas declaraciones se producen dos semanas más tarde de que cinco enfermeras búlgaras y un médico de origen palestino y de nacionalidad búlgara fuesen liberados después de que la UE negociara su libertad.

Los seis sanitarios habían sido condenados a muerte por un tribunal libio, acusados de haber inoculado el virus del sida a unos 400 niños de ese país. Su puesta en libertad el pasado 24 de julio se consiguió tras una indemnización de un millón de dólares para cada infectado.

Defiende su inocencia

En una parte de la entrevista, Gadafi defendió la inocencia de los acusados, pero también aseguró que existían informes que confirmaban la implicación de los sanitarios y que en éstos se habían apoyado los jueces.

Seif el Islam es el presiente de la fundación internacional Gadafi, una de cuyas actividades es servir de mediadora para la liberación de prisioneros occidentales que han sido secuestrados por el grupo Abu Sayaf, en Filipinas, o de turistas secuestrados en el Sahara. La fundación fue intermediaria entre la UE y las autoridades libias en el caso de los sanitarios.