Atraco de 'El Solitario' en Ávila
Sucursal atracada y momento en el que 'El Solitario' entra a cometer el atraco. Antonio S. Sánchez / abc.es

Han sido muchas las noticias surgidas acerca de Jaime Jiménez Arbe, más conocido como ‘El Solitario', desde su detención el pasado 23 de julio en Portugal.

Ahora vuelve a relacionarse con la ciudad de Ávila tras hacerse públicas las imágenes extraídas de las cámaras de la sucursal número 8 de Caja de Ávila, situada en la confluencia de las calles Virgen de las Angustias y Padre Victoriano de la capital abulense, en la que ‘El Solitario' perpetró uno de sus atracos el pasado 14 de noviembre de 2006, y que pueden verse en abc.es , edición digital del diario ABC.

En las imágenes extraídas de la cámara de seguridad del local, en un primer vídeo , se observa cómo el ahora detenido entra sin ningún tipo de problema en la sucursal abulense. En ese momento, dos empleados atienden a un cliente, y son ellos los primeros en advertir la presencia de ‘El Solitario'.

Éste va vestido como ya lo hiciera en otros atracos, con un abrigo oscuro, una gorra y la típica barba con la que ocultaba su cara. Además, entra portando una muleta, un detalle que también se había observado en alguno de sus anteriores atracos.

Jiménez Arbe entró en la sucursal de Caja de Ávila con una muleta, un detalle que se había observado en alguno de sus anteriores atracos
Con mucha rapidez, muy ágil, Jiménez Arbe se adentra en la zona reservada para los trabajadores, para dirigirse directamente al fondo de la sucursal, mientras que, en el vídeo se aprecia cómo uno de los dos empleados (el que instantes antes charlaba con el cliente apoyado en el mostrador) pulsa rápidamente el botón de seguridad, quizá para advertir a la policía de la presencia de un atracador.

Es entonces cuando también se aprecia a un cuarto testigo del robo, en este caso una mujer, que por unos segundos observa también las evoluciones del atracador, que durante un tiempo desaparece de las imágenes que recoge la cámara de seguridad.

Durante estos instantes, el cliente sale corriendo rápidamente por la puerta. Lo hace justo antes de que el atracador reaparezca en la imagen, de nuevo con la muleta, y buscando algo en la mesa del interventor.

Finalmente, y sin que nadie le intercepte, ‘El Solitario' sale por la puerta principal. Una vez que ha abandonado la sucursal, se aprecia cómo los empleados llaman rápidamente por teléfono y se dirigen a la puerta para ver hacia dónde se encamina.

Más imágenes

Además de éste, abc.es , también muestra un segundo vídeo de la sucursal, de la cámara exterior a la oficina en la que se encuentra, cerrado el cajero automático, que coincide con la puerta de entrada, en la que se puede ver bien a ‘El Solitario' reparándose para entrar mientras una mujer saca dinero. Al momento entra, le mujer se va y entra otro hombre para sacar dinero, momento en el que sale corriendo de la sucursal el cliente que se podía ver dentro de la sucursal en el primero de los vídeos.

La experiencia de uno de los testigos

Uno de los testigos del atraco explica que "aquel hombre entró decidido y seguro, pero en lugar de colocarse en la fila para esperar su turno, entró por dentro de los mostradores, momento en el que mostró una pistola a los empleados".

Uno de los trabajadores que no se dio cuenta de la presencia del arma llegó a seguirle hasta el fondo de la sucursal para detenerle, pero en ese momento "encañonó al empleado con el dedo en el gatillo, que ya estaba retirado, a punto para disparar, y pensé que podía hacerlo, aseguró el testigo.

Como había poco dinero, y sin dejar de mirarme fijamente, comenzó a proferir insultos y se puso nervioso

El momento de mayor tensión llegó, según el testigo, cuando, acto seguido, ‘El Solitario' volvió a apuntar al estómago del empleado para que le diera todo el dinero que tenía. "Como había poco dinero, y sin dejar de mirarme fijamente, comenzó a proferir insultos y se puso nervioso. Yo volví a tener miedo", destacó el testigo.

El caso es que el botín fue muy escaso, lo que aumentó su nerviosismo aunque, aseguró el testigo, "todos mantuvimos la calma muy bien", ya que la tensión, según explicó, llegó después, cuando el atracador abandonó la sucursal y salieron a ver por dónde se iba, momento en el que llegó la policía, sin resultado y con el sobresalto de los vecinos de la barriada.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE ÁVILA