La familia española de Maloma
La familia española de Maloma espera su liberación. PACO PUENTES

A Maloma le quedaba apenas una hora para acabar la visita a su familia biológica en el Sáhara junto a Pepe, su padre adoptivo, cuando fue “retenida ilegalmente”.

El pasado 12 de diciembre, Pepe se disponía a recoger sus maletas a casa de una tía de Maloma cuando oyó los gritos: “¡Papá, papá!”. Era Maloma desde un coche en el que le habían metido a la fuerza “su hermano, una de sus tías y dos primos”, y que le alejaba del campamento de Smara, en Tinduf, en dirección a los territorios liberados.

A él le obligaron a volver a España. Desde entonces junto con su mujer e Ismael, el marido de Maloma, están dedicados a conseguir la liberación de esta joven de 22 años que lleva 10 años viviendo en Mariena de Aljarafe, Sevilla, y tiene nacionalidad española desde mayo de 2015.

Me dijo que quiere volver a casa, que no la olvidásemos

“Maloma no se esperaba esto. Ha ocurrido ya con otras chicas, pero no pensaba que pudiese pasarle. Ella hablaba semanalmente con su familia biológica aunque llevaba diez años sin viajar al Sahara” afirma Ismael, que apunta que sus hermanos se ha llevado a Maloma de los campamentos de Argelia a territorio liberado, donde el Ministerio de Asuntos Exteriores no tiene potestad para actuar.

Desde entonces la pareja ha podido hablar varias veces, la última el 25 de diciembre: “Me dijo que quiere volver a casa, que no la olvidásemos” cuenta emocionado Ismael.

"Su hermano pequeño, le dijo a un intermediario que la prefiere muerta antes que soltarla", ha relatado compungido su pareja, que ha vinculado la actitud del hermano de Maloma a la "radicalización" religiosa y tradicional. 

"Las retienen porque no quieren perder a una mujer de provecho"

A los 19, la mayoría de edad en Argelia, decidió que quería ser adoptada por Pepe y Carmen

No es la primera vez que se produce un caso de este tipo, que afecta a mujeres jóvenes que han cambiado su vida en Tinduf por la que han conocido en España gracias al programa Vacaciones en Paz. Mayuba Handidaf, adoptada por una familia valenciana, también permaneció unos meses retenida por su familia biológica cuando viajó a los campos a visitar a sus parientes.

La Diputación de Valencia suspendió los programas de cooperación con el pueblo saharaui hasta que el secuestro no se resolvió y el ministro García-Margallo se reunió con el Frente Polisario para pedirles colaboración. Al final, fue la propia Mayuba quien consiguió escapar de su cautiverio y escapar en coche --no está claro con la ayuda de quién-- hasta Argel. 

En el caso de Maloma ha podido influir el estado de salud de su madre biológica para que la familia considere que ha de quedarse a la fuerza para “ayudar”. “No sé si las retienen porque son mujeres provechosas, pueden tener hijos…” comenta Ismael, que puntualiza que su madre está delicada, “como todas las mujeres de su edad que viven en esas condiciones”.

"Estamos en contacto constante con el Ministerio de Exteriores"

Su hermano pequeño, le dijo a un intermediario que la prefiere muerta antes que soltarla

El pasado 8 de febrero una delegación de la Dirección General de Asuntos Consulares se reunió en Sevilla con la familia adoptiva de Maloma para informarles de primera mano de las gestiones de la diplomacia para traer a la joven de vuelta a casa.

“Hemos estado en contacto constante. Tras esta reunión hemos decidido que no vamos a hacer más presión mediática, vamos a dejarles trabajar”, afirma la familia de Maloma.

Un portavoz de Exteriores afirma que el Gobierno mantiene “gestiones a todos los niveles desde el minuto uno”, tras conocer la situación.

"Yo quiero estar allí cuando hablen con ella. Quiero saber que no está coaccionada por nadie en lo que dice" afirma Ismael, cuando se cumplen dos meses del secuestro de la joven.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.