Chaleco antibalas
Los policías nacionales reclaman el pago de los chalecos y los guantes.

Un total de 7.000 agentes de Policía Nacional han presentado reclamaciones a sus superiores para solicitar un chaleco antibalas y guantes especiales anticorte y antipunzón para asegurar su seguridad, según informó el portavoz del Comité de Madrid de la Unión Federal de Policía, Emilio Martín Dueñas.

Los tercios de Flandes se pagaban el arma y las armaduras. 500 años después ocurre lo mismo

No obstante, apuntó que sólo han conseguido buenas palabras. "No pasaba, sino desde hace cinco siglos, que los tercios españoles de Flandes debían de pagarse de su propio bolsillo, el arma que utilizaban después en la batalla, la ropa que vestían, y los alimentos que ingerían. Y ganaban sólo 40 ducados al mes. Quinientos años después, ocurre lo mismo", manifestó en un comunicado.

"Un funcionario del Cuerpo Nacional de Policí­a, con unos ingresos mensuales de 1.300 euros netos al mes, ha de pagarse su propia seguridad para evitar que reciba un pinchazo y coja el sida o la hepatitis, o le peguen un tiro, causándole heridas graves, o peor, su muerte", explicó.

"Somos como un pato de feria"

"Es injusto, infame, y desde luego ilegal, que un funcionario del CNP cuide de su propia seguridad, teniendo que pagar de sus escasos ingresos como funcionario de carrera, un chaleco antibalas así­ como unos guantes anticorte y antipunzón, para evitar con ello ser un pato de feria, al que fácilmente se le puede disparar o herir por los propios delincuentes", aseguró Dueñas.

La Administración está obligada a proporcionar los equipos, a cargo de la Dirección General de Policía

Según palabras del portavoz, es ilegal que los agentes tengan que pagar su seguridad, dado que el Real Decreto 2/2006 de Prevención de Riesgos Laborales en el Cuerpo Nacional de Policía, establece que "la Administración está obligada a proporcionar a los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policí­a equipos de protección individual adecuados para el desempeño de sus funciones y velará por su uso efectivo y correcto de los mismos". Y añade que "dicho gasto correrá, según dice la norma, siempre a cargo de la Dirección General de la Policí­a, y nunca del propio funcionario."

"Los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policí­a tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo", insistió.