Perro de terapia
Uno de los perros de terapia de Yaracán acompañando a un paciente en el Hospital de Torrejón. B.M.

En cuestión de pocos meses los perros podrán entrar en el Metro de Madrid, aunque tendrán que hacerlo con un buen número de restricciones: llevar bozal y correa corta, estar identificados con microchip, ir en el último vagón y evitando horas puntas son las principales. Madrid sigue así los pasos de Barcelona, que ya permitió el acceso de perros de cualquier tamaño en octubre de 2014. Valencia ha asegurado tras el anuncio de la presidenta de la Comunidad Cristina Cifuentes que también lo está estudiando.

Pese a los recelos que despiertan estos anuncios, la experiencia dice que no se producen incidentes.  En otras ciudades de Europa como Berlín, Amsterdam, Bruselas o Lisboa hace muchos años que pueden entrar. Cercanías de Renfe lleva más de dos décadas permitiéndolo con bozal y correa. En la entrega de los Premios Bienestar Animal 2015 del Colegio de Veterinarios de Madrid, la directora de Renfe Cercanías, Magdalena Bodelón, comentó que jamás habían tenido el menor problema.

Parece obvio que la tendencia es facilitar la vida a los propietarios de perros y hacer más amigables las ciudades a los turistas que viajan con animales. ¿Pero dónde encuentran aún trabas? ¿En qué lugares querrían los dueños de perro mayores facilidades?

"El transporte sigue siendo la gran asignatura pendiente", explica Micaela de la Maza, directora de la web SrPerro y autora de guías de lugares que admiten animales en Madrid y Barcelona.  "Dado que han comprobado que no hay incidentes en Cercanías, sería necesario permitirlos en media y larga distancia de Renfe. Cuando te vas de vacaciones a otra ciudad dependes del coche".

Dado que han comprobado que no hay incidentes en Cercanías, habría que permitirlos en media y larga distancia  En media y larga distancia de Renfe la norma dicta que únicamente pueden viajar perros de hasta diez kilos en el interior de un trasportín con unas medidas determinadas y pagando un 25% del billete en algunos casos. Muchos animales quedan por tanto excluidos. Entre los animales que no pueden viajar en estos trenes se encuentran los dieciocho perros de terapia de Yaracan. Su directora, Begoña Morenza, reivindica que les facilitaría enormemente su labor: "nosotros no solo trabajamos en Madrid, lo hacemos en toda España, y nuestros perros de terapia están en la misma categoría que los demás perros para Renfe".

Es una reclamación clásica de los propietarios de perros. Incluso la presentadora de televisión Sandra Barneda inició el pasado verano una campaña para pedir el acceso de perros de todos los tamaños en todas las distancias de Renfe con el hashtag #PerrosAlTren a la que se sumaron 115.000 personas.

"Entiendo las limitaciones de espacio, pero siempre puede haber soluciones. Por lo menos que estudien opciones, como pagar un asiento más o reservar vagones, aunque no es cuestión de hacer guettos", explica Micaela de la Maza, que añade que "el autobús también estaría muy bien, porque el metro no llega a todos los sitios ni está disponible en todas las ciudades. Cuantas más posibilidades tengamos, menos molesto será para los que no les gusten los perros".

Viajar en autobús con perro es misión casi imposible. Las compañías privadas tienen sus propias normas, suelen exigir la mitad del importe del billete y tienen que viajar en el maletero, un lugar que no está climatizado, por eso los expertos lo desaconsejan. Precisamente en octubre de 2015 una de estas compañías fue obligada a indemnizar con 4.300 euros por daños morales a una pasajera cuyo animal murió durante el trayecto.

La EMT está plantenándose permitir perros en los autobuses a corto plazo En cuanto al servicio público de autobuses, algunas ciudades como Barcelona permiten el acceso de perros de tamaño pequeño en los trayectos urbanos. La Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT), ha confirmado a 20minutos que está planteándose una normativa más permisiva: "lo estamos estudiando para ver si lo podemos poner en marcha a corto plazo. Nuestra idea es ir en la línea que se ha aprobado para Metro de Madrid y ver cómo puede ser de aplicación en nuestro caso, que es diferente porque no tenemos último vagón ni zonas diáfanas. Nuestro caso es más complejo porque se trata de un espacio más reducido y compacto".

Hacer gestiones, ocio y hospitales

Más allá del transporte, que es la principal petición de los propietarios de perros, en segundo lugar aparecen los sitios en los que hacer gestiones. "Los perros en las ciudades pasan mucho tiempo solos y sus dueños tenemos poco tiempo. Si podemos ir con nuestros perros, que así están paseando con nosotros tan contentos , se facilitaría la vida a muchos ciudadanos. En sitios como las oficinas de Correos, Hacienda, ventanillas de ayuntamientos, para recurrir multas... que son normalmente espacios amplios y no hay ningún problema de sanidad, no puedo entender porque está prohibido. También en los bancos, que no dependen de normativa y en los que es aleatorio. En unas oficinas de una misma entidad te dejan y en otras no. Y hay gente a la que han llegado a echar de muy malos modos. En esos casos los carteles dando la bienvenida a perros en la puerta son tan útiles como los de prohibición, mucho más comunes ", explica la fundadora de Sr.Perro.

A continuación, aunque también son importantes, estarían los lugares de ocio: restaurantes, museos y playas. Tanto en los restaurantes como en las playas, salvo escasas excepciones, la normativa es municipal. En restauración se deja la decisión a criterio del dueño del establecimiento. Respecto a las playas, cada vez hay más:  "hay un buen número de playas perrunas funcionando desde hace tiempo destinado a gente con perro y sin mayor problema, salvo la de El Campello, en Alicante, por la que sí ha habido protestas".

Para pacientes que están ingresados largos periodos, puede proporcionarles mucho bienestar Otro lugar al que muchos dueños de perros agradecerían el acceso de sus perros sería a los hospitales cuando están ingresados. Es algo que suele chocar, pero los animales de terapia llevan mucho tiempo yendo y en Canadá ya hay un hospital que está permitiendo visitas de perros con excelentes resultados.

Los perros de Begoña Morenza llevan cinco años trabajando en hospitales:  "estamos en el hospital de Torrejón trabajando en el área de salud mental, con pacientes de psiquiatría. Esta semana hemos empezado en otro hospital acompañando a un peque que está en oncología infantil y ahí estamos con él, en su habitación". A Morenza le parecería "estupendo" establecer un régimen de visitas caninas:  "son un miembro más de la familia. Para pacientes que tienen que estar ingresados un largo periodo, que su perro pueda estar un ratín puede aportarles mucho bienestar".   

Cuestión de educación

Es algo en lo que todos entrevistados coinciden, todas estas peticiones parten de la educación de los perros y, sobre todo, de sus dueños. 

Estos lugares no se van a convertir en perreras, alguna vez habrá algún perro "Los que estamos haciendo estas peticiones y los que haríamos uso mayoritario de esas facilidades somos gente muy concienciada y que tenemos perros bien educados. Alguna vez me han dicho 'es que los perros se van haciendo pis por todas partes', a lo que les contesto 'claro, por eso todas las lámparas de mi casa están meadas'. Es una cuestión de educación y convivencia", explica Micaela de la Maza. "Para exigir, la educación de los perros es fundamental: no pueden ir ladrando, moviéndose de una forma brusca, haciendo sus necesidades en cualquier sitio. Y hay una evolución tremenda en la educación de los perros. Con la cartilla al día y un carné de perro bien educado como entregan en otros países, todo debería ser más fácil", añade Begoña Morenza.

"Y la gente a la que no le gustan los perros tiene que entender que todos estos lugares no se van a convertir en perreras. Lo que va a pasar es que alguna vez habrá algún perro", concluye Micaela de la Maza.

Solo los ciegos pueden ir a todas partes con sus perros

Los perros guía de La Once que acompañan a invidentes tienen permitido el acceso prácticamente a todas partes; "el único sitio al que no pueden pasar es a un quirófano", confirman desde la institución. Su acceso a los colegios no se ha planteado porque los niños no pueden tener perros guía. Son por tanto los únicos perros pueden acceder a cualquier lugar. No es el caso de otros perros de asistencia que acompañan a personas con otro tipo de discapacidad, motórica o intelectual, que suelen depender de la buena voluntad de la persona con la que se topen y encuentran trabas con frecuencia.

"Yo conozco a una niña con una enfermedad rara y un perro de asistencia, un teckel miniatura, que tiene muchos problemas para acceder a muchos sitios. La tienen que estar operando todos los años y sería un apoyo importante que pudiera estar con ella.  En esos caso es un soporte emocional que debería estar permitido en todos sitios", cuenta la directora de Yaracan. 

En centros escolares serían un apoyo muy bueno, incluso para frenar el acoso escolar

Laura Hijosa, psicóloga de la Federación Autismo Madrid, defiende también que los perros de asistencia de personas con autismo en concreto o con cualquier discapacidad intelectual en general, tengan menos trabas: "los perros de asistencia no están permitidos en los centros educativos y sería un apoyo muy bueno, incluso para frenar situaciones de acoso escolar, son un elemento mediador buenísimo. También para fomentar la seguridad y la autoestima, para relacionarse mejor con otros alumnos y para darles mas automía". 

En La Once también se muestran partidarios de adoptar cualquier medida que facilite las cosas a las personas con discapacidad.