La Xunta ha expresado su "más enérgica repulsa" por el "asesinato" de la mujer de 40 años en Becerreá, que este jueves murió como causa de los disparos efectuados con una escopeta por su pareja, un varón de 29 años, que fue detenido por la Guardia Civil.

La mujer tenía dos hijos que, según las primeras informaciones, presenciaron el crimen. Así, fueron movilizados los psicólogos del Grupo de Intervención Psicológica en Catástrofes y Emergencias para desplazarse a Lugo y ofrecer atención psicológica a estos menores.

El Gobierno gallego, a través de un comunicado, ha querido reiterar su apoyo a las víctimas de la violencia machista y pide a todos los ciudadanos gallegos "inconformismo para rebelarse contra esta repudiable lacra, considerada como un problema público y social de primera magnitud".

Está previsto que este viernes tenga lugar un minuto de silencio para condenar el crimen en los distintos edificios administrativos de la Xunta.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.