Lindsay Lohan. Historia de una adicción

Lindsay Lohan
Lindsay Lohan
ARCHIVO

A sus 21 años recién cumplidos, ya conoce lo que es tener verdadera adicción al alcohol y las drogas, de la mano de influencias tan nocivas como Paris Hilton o Britney Spears.

Ha llegado a estar un año en una clínica de rehabilitación, aunque parece que su estancia no ha hecho mella en Lindsay que, siguiendo los pasos de su amiguísima Paris, fue detenida esta primavera por conducir bajo los efectos del alcohol y por posesión de estupefacientes, tras estrellar su Mercedes contra un bordillo en Beverly Hills. Qué buena profe resulta la Hilton.

Comedias adolescentes

Antes que eso, la dulce Lindsay, niña chic neoyorquina, dio sus primeros pasos en esto del espectáculo como modelo y actriz en series de televisión como Another World.

En 1998 hizo su primer papel en el cine, en el que además tenía que duplicarse a sí misma interpretando a las dos hermanas gemelas de Tú a Londres y yo a California, un dudoso remake del clásico Tú a Boston y yo a California.

Se aficionó a eso de las comedias de corte adolescente, participando en títulos como Herbie a tope, Chicas malas o El último show, y llegando a ser la princesita preferida de la factoría Disney.

Sin embargo, la presión de tanta fama y las discusiones y mala relación en general con su padre, la fueron sumiendo poco a poco en el estrés, la depresión, los desórdenes alimenticios y las drogas.

Su propio padre reconoció recientemente que Lindsay tiene modelos a quien imitar en esto de la mala vida. Él mismo fue liberado hace unos meses tras dos años como inquilino en una cárcel de Nueva York, donde fue encerrado por conducir con unas cuantas sustancias de más.

Amigos y detractores

En 2004, la Lohan profana el mundo del pop con un disco, Speak, al que luego seguirá A little more personal, aunque ambos trabajos no le dieron mayor dimensión que la que ya tenía como actriz.

En su faceta interpretativa, ha llegado a ser reconocida por algunos de sus compañeros de reparto, en películas como El último show o Bobby, aunque también ha habido otros -Jack Nicholson o Morgan Freeman-, que han decidido no participar en aquellas producciones en las que se cuente con Lindsay. Definitivamente, la fama de Lindsay viene más bien por sus continuas juergas en los locales de moda de Los Ángeles y sus escándalos amorosos, que también tienen su mérito.

Amores y sinsabores

Su primer romance la llevó a enfrentarse con Hilary Duff, otra de las actrices más solicitadas por Disney. ¿El motivo? Aaron Carter, hermano pequeño de Nick Carter. Después de él, y tras rumores que la relacionaban con Bruce Willis, se emparejó durante un tiempo considerable con el actor de la MTV, Wilder Valderrama, sin llegar tampoco a buen puerto.

También fue pareja de Leonardo Dicaprio, aunque las malas lenguas aseguran que el actor cayó en su embrujo como consuelo tras su ruptura con la impresionante modelo Gisele Bundchen. Sea como fuere, lo cierto es que parece que la Lindsay ni sienta la cabeza, ni endereza su vida, ni encuentra el amor verdadero.

CON MALA LENGUA

Rarezas...

Reconoció que una de sus aspiraciones era convertirse en el prototipo de chica de calendario para, imitando a iconos como Marilyn Monroe, entretener a los soldados estadounidenses destinados en Irak. Dice llevar siempre encima y leer frecuentemente una edición de El Príncipe, tratado político escrito por Maquiavelo en 1513.

Adora...

El vodka camuflado en botellas de agua mineral, la noche, los escándalos, los maratones de consumo de cocaína y los osos de peluche.

Anduvo con...

Entre otros: Aaron Carter, Wilder Valderrama, Ryan Adams, Brett Ratner, Jared Leto, Calum Best, Leonardo DiCaprio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento