Médicos Sin Fronteras (MSF) ha enviado este miércoles a la farmacéutica suiza Novartis , con sede en Barcelona, una petición con 420.000 firmas para que abandone su batalla legal contra la
ley de patentes india y no lleve el caso a instancias superiores.

La acción de la ONG se produce justo un día después de que el gigante farmacéutico recibiera un importante revés ante la justicia india, al desetimar ésta su demanda contra dicha ley, que impide a la farmacéutica patentar el Glivec, un medicamento anticancerígeno.

Farmacia del mundo en desarrollo

Un tribunal de la ciudad de Chennai, en el sur de la India, rechazó juzgar la demanda interpuesta por contra la ley india de patentes por no considerarse competente para juzgar el caso, una decisión aplaudida por ONG y organizaciones humanitarias como Médicos Sin Fronteras (MSF) como una victoria para millones de pacientes pobres que se benefician de los genéricos en los países de escasos recursos económicos.

Novartis ya indicó que no piensa recurrir la sentencia
"Cientos de miles de personas de los seis continentes han luchado para conseguir que la India pueda conservar su papel de farmacia del mundo en desarrollo", dijo el presidente de MSF, Christophe Fournier, mediante un comunicado de prensa. Tras aplaudir el fallo del tribunal de Chennai, Fournire pidió a los responsables de la farmacéutica que no recurran la sentencia al Tribunal Supremo.

Novartis ya indicó, mediante un comunicado de prensa divulgado tras conocerse el veredicto de la Justicia india, que probablemente no recurriría la sentencia, al menos hasta tener el texto definitivo, aunque todavía no hay una decisión firme en ese sentido.

MSF también le pidió al grupo farmacéutico que se abstenga de iniciar un proceso contra la India por la ley de patentes ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), con sede en Ginebra.

La ley india de patentes

La ley india de patentes, que entró en vigor el pasado 1 de enero de 2005, permite patentar productos que suponen una innovación respecto a los productos lanzados después de 1995 (el año en el que India se unió a la OMC) o para un medicamento renovado que ofrece mayor eficacia que su anterior versión.

Novartis asegura que mejoró Glivec y que su última presentación era más fácil de absorber por el organismo. Sin embargo, las compañías farmacéuticas indias y las ONG aseveraron que el anticancerígeno de Novartis era una nueva presentación de un fármaco lanzado antes del año 1995 que se ha convertido ya en un genérico en India y se vende por menos de su precio con Novartis. La farmacéutica sostiene en su demanda que esto va en contra de los acuerdos alcanzados en la OMC sobre el Comercio de la Propiedad Intelectual.