El secretario general del PP de Cádiz y diputado andaluz, Antonio Saldaña, ha señalado que su objetivo es recopilar más de 30.000 firmas en la provincia gaditana en el marco de la campaña puesta en marcha por el PP-A para que la Junta elimine el impuesto de sucesiones y donaciones.

En una nota, Saldaña ha animado a firmar a "todos los gaditanos, voten a quien voten, que ven injusto tener que pagar por unos bienes por los que sus familiares ya han pagado en vida después de mucho esfuerzo y trabajo".

Al respecto, el dirigente 'popular' ha agregado que la situación "se agrava más aún cuando hay discriminación entre las comunidades autónomas", ya que "en Andalucía es el más caro de todas las comunidades autónomas".

Saldaña ha afirmado que "no es un asunto político, sino de sentido común", y ha recordado que el PP ha presentado hasta en tres ocasiones la propuesta para la supresión de este impuesto y "por tres veces ha sido rechazada en el Parlamento andaluz por el PSOE con la connivencia de Ciudadanos".

Según ha explicado, la propuesta del PP tiene por objetivo que se pague sólo el uno por ciento por herencia, aplicando una reducción progresiva del impuesto hasta 2018 con una reducción anual del 33 por ciento de la cuota en los años 2016, 2017 y 2018.

Así, ha agregado que, actualmente, "la Junta recauda 13.500 millones aproximadamente por impuestos, de los que 345 millones corresponden al impuesto de sucesiones, lo que apenas representa el 2,8 por ciento de los ingresos de la Junta". A su juicio, "la propuesta del PP no supone ningún desequilibrio presupuestario si se aplica una recaudación eficiente".

El también diputado andaluz ha apuntado que "a diferencia de lo que quieran hacer ver, el impuesto de sucesiones grava a las clases trabajadoras, a toda una vida de esfuerzo y trabajo, y afecta a los pequeños ahorros".

"Es un impuesto que afecta de manera importante a familias, autónomos, principalmente a comerciantes, pescadores, agricultores, etcétera, y dificulta el relevo generacional en negocios familiares", ha incidido.

Saldaña ha señalado que en la provincia, 1.028 gaditanos renunciaron a su herencia en 2014, representando el 17 por ciento de las renuncias registradas en Andalucía.

Asimismo, ha manifestado que este impuesto genera "un éxodo fiscal", pues "entre 7.000 y 8.000 andaluces se censan fueran de Andalucía para evitar pagar este impuesto", lo que afirma que "el impuesto de sucesiones es pobreza para Andalucía; el éxodo fiscal es pobreza para Andalucía".

También ha apuntado que las comunidades gobernadas por el PP "han rebajado la fiscalidad por este impuesto en el ámbito familiar, llegando en muchos casos a liberar de cargas tributarias a los herederos y donatarios". Al respecto, ha enfatizado que "las comunidades que tienen bonificado este impuesto han aumentado sus ingresos y están creando más riqueza".

Consulta aquí más noticias de Cádiz.