Melilla y Murcia son los dos únicos puntos de España en los que no bajó la tasa de delincuencia el año pasado, según el Balance de Criminalidad de correspondiente al año 2015 publicado por el Ministerio del Interior.

El Departamento que dirige Jorge Fernández Díaz ya hizo públicos la semana pasada los datos correspondientes a toda la legislatura en la que se produjo un descenso del 4,7 por ciento en la tasa de delincuencia al comparar los datos de 2011 con los de 2015.

Sólo el año pasado se registraron en España un total de 2.035.625 infracciones penales, lo que constituye un 2,7 por ciento menos con respecto a 2014, cuya cifra ascendía a 2.092.040. Por consiguiente, la tasa de criminalidad se sitúa en 43,7 delitos y faltas por cada 1.000 habitantes y sigue la tendencia general descendente de los últimos años.

Los principales descensos se dan en el tráfico de drogas (-10,1 por ciento), la sustracción de vehículos a motor (-9,4 por ciento), los robos con violencia e intimidación (-8,2 por ciento), los homicidios dolosos y asesinatos consumados (-6,2 por ciento), y los robos con fuerza en domicilios (-6,1 por ciento).

Consulta aquí más noticias de Murcia.