El ministro del Interior, Jorge Fernández, ha asegurado que la imposición a la Unidad de Acción Rural (UAR) de la corbata de la Cruz de Plata de la Guardia Civil, premia "el amor a España, el esfuerzo colectivo, la entrega personal y la valentía demostrada por todos los integrantes de esta unidad que lucha contra quienes mediante el terror quisieron, sin éxito, acabar con su identidad y quebrantar su integridad territorial".

También ha destacado el "abnegado compromiso" de esta Unidad por la lucha contra el terrorismo, en especial el de ETA, que "entre otras cuestiones, ha hecho que la banda esté operativamente derrotada", encontrándose - según ha añadido- en estado "comatoso" y terminal". Por ello, ha reclamado su disolución.

El ministro del Interior ha intervenido tras imponer la condecoración a la UAR, en un acto, en el que también han tomado la palabra el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, y coronel jefe de la Unidad, José Antonio Iglesias.

A la conmemoración han acudido, entre otros, el presidente del Gobierno riojano, José Ignacio Ceniceros, el delegado del Gobierno, Alberto Bretón, la presidenta del Parlamento, Ana Lourdes González, y la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra.

El acto se ha iniciado con el pase de revista de la formación por parte del ministro, para a continuación imponer la corbata a la Unidad. Tras ello, se han sucedido las alocuciones de Iglesias, Fernández de Mesa y el propio ministro.

Éste último ha puesto de relieve que la UAR fue creada a finales de los años 70 con el objetivo de disponer de una herramienta para frenar la ofensiva de la banda terrorista ETA. En concreto, se ha referido al atentado perpetrado por la banda, el 1 de febrero de 1980, en Ispáster (Vizcaya), en el que fueron asesinados 6 guardias civiles y que, ha explicado, precipitó el despliegue de esta unidad en el País Vasco para empezar a "enfrentarse cuerpo a cuerpo contra una banda de asesinos que causaba decenas de muertos, y que se hacía fuerte en las zonas rurales".

9 MUERTOS

En este contexto, el ministro ha recordado de manera muy especial a los 9 miembros de la UAR que desde su creación han muerto en acto de servicio y a los más de 200 agentes del Cuerpo que "han entregado su vida para conseguir que España viva libre de la amenaza terrorista". En 2015 la UAR participó en 16 operaciones contra ETA y su entorno

En el año 1998, la UAR pasó a contar con dos unidades: por un lado, el Grupo de Acción Rápida (GAR), ubicado en Logroño, y por otro, el Centro de Adiestramientos Especiales (CAE), con sede inicial en Guadarrama y posteriormente trasladado a la capital riojana. Una fusión de dos unidades, una operativa (GAR), y otra docente (CAE), que según Fernández Díaz ha permitido afrontar de forma positiva numerosos retos profesionales.

Por un lado, el CAE desempeña una actividad formativa en la UAR al tiempo que proyecta su formación a otras unidades de la Guardia Civil, a miembros de otros cuerpos policiales nacionales y extranjeros e incluso a personal civil. Una formación que el ministro ha calificado de "esencial para nuestra seguridad, que tiene en la proyección exterior, la protección anticipada de muchos de sus intereses".

Por otra parte, el ministro del Interior ha explicado que el GAR ha participado en la mayor parte de las desarticulaciones de comandos y en los dispositivos operativos desarrollados contra activistas de ETA y de su entorno. En concreto, ha señalado que el año pasado, esta unidad intervino en 16 operaciones en el ámbito terrorista, destacando las "operaciones Mate y Pastor" contra el entramado de abogados que conectaban a ETA con su colectivo de presos.

Asimismo, ha destacado que el GAR ha participado y participa activamente en misiones internacionales bajo el paraguas de las Naciones Unidas, la OTAN y la Unión Europea, habiendo desplegado a sus hombres en escenarios de crisis como Bosnia, Kosovo, Afganistán, Haití, Líbano o la República Centroafricana.

"sacrificio y servicio permanente"

Por su parte, Fernández de Mesa ha resaltado el "esfuerzo, sacrificio, servicio permanente y reputación acreditada" de todos los miembros de la UAR. Ha afirmado que sus acciones han generado "admiración y respeto de los españoles", siendo el "mascarón de proa en estos 36 años en la lucha contra el terrorismo de ETA".

En su intervención, ha querido recordar a los 243 guardias civiles muertos a manos del terrorismo, de los que 9 eran de la UAR.

El director general de la Guardia Civil ha resaltado que la corbata impuesta hoy a la bandera nacional de la Unidad "premia vuestra labor, vuestro éxito en todas las misiones, porque es la única manera de agradecéroslo; no hay dinero en el mundo capaz de pagar vuestra entrega permanente por España y por todos los españoles".

El Coronel Jefe de la UAR ha señalado que la distinción "nos llena de orgullo y alimenta nuestra íntima satisfacción personal, y sirve de estímulo y mejora para la realización de nuestro trabajo diario". Ha indicado que también les hace encarar el futuro "con optimismo", al tiempo que ha querido rendir homenaje a los fallecidos que han pasado por la Unidad- un grupo que en su historia ha acogido a más de 2.300 agentes-.

El acto ha concluido con el homenaje a los caídos, con la interpretación del himno de la Guardia Civil y del himno español.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.