La delincuencia se redujo en Cantabria durante el año 2015 un 2,6%, hasta registrar un total de 17.187 delitos y faltas, y la tasa de criminalidad —las infracciones penales por cada mil habitantes— se sitúa en el 28,6, lo que supone el mejor resultado en los últimos siete años, según los datos publicados este martes por la Secretaria de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, que constatan una caída del 14,8% de los robos con fuerza en domicilios, que en el caso de Santander llega al 29,7%.

Unos datos que revelan también que mientras el número de delitos y faltas se ha reducido un 3,6% en Santander respecto al año anterior, con un total de 6.156, en Torrelavega ha repuntado un 5,7% al registrarse 1.603 infracciones penales en 2015.

En un comunicado, el delegado del Gobierno en Cantabria, Samuel Ruiz, ha destacado que Cantabria se ha "consolidado nuevamente" como una de las comunidades autónomas más seguras de todo el país, al tiempo que ha mostrado su satisfacción por la disminución progresiva de la tasa de criminalidad.

Por lo que se refiere a los datos del informe de criminalidad relativos a 2015, consultados por Europa Press, en lo que se refiere a Cantabria, a la reducción de los robos con fuerza en domicilios se une una caída del 11,5% en los robos con violencia e intimidación, con un total de 262. Igualmente descendieron un 6,6% los hurtos, que sumaron 5.079.

En el lado opuesto se incrementaron los delitos de tráfico de drogas un 4,5%, con 115 registrados; los delitos de daños un 3,8%, con 1.736; y los de sustracción de vehículos a motor un 2,4%, con un total de 251.

Por su parte, en Cantabria se produjeron durante el año pasado tres homicidios dolosos o asesinatos consumados, los mismos que en 2014.

Santander presenta un patrón parecido al de Cantabria, con un descenso generalizado de infracciones penales excepto de las relacionadas con tráfico de drogas, que repuntaron un 18,5%, con 32 casos; y los casos de daños, que subieron un 0,7%, con 618.

La mayor caída corresponde a los robos con fuerza en domicilios, del 29,7%, con 175 casos, seguida de los hurtos, que se recortaron un 11,2%, con 2.230 casos. Los robos con violencia e intimidación fueron un 2,5% menos que en 2014, un total de 153, mientras la sustracción de vehículos a motor se contrajo un 0,8%, con 118 casos. La capital cántabra no fue escenario de ningún homicidio ni asesinato en 2015, como tampoco el año anterior.

De los 6.156 delitos y faltas que se cometieron en la capital cántabra en 2015, más del 30% fueron hurtos, el 10% infracciones por daños y el 2% robos con fuerza en domicilios.

Por lo que se refiere a Torrelavega, destaca una caída del 39% en los robos con violencia e intimidación, muy superior a la de Santander y Cantabria, y de los que se registraron 25 casos el año pasado en la capital del Besaya.

También se redujeron significativamente, un 15,9%, los delitos de daños, que sumaron 132, y los robos con fuerza en domicilios, un 11,6%, con un total de 61.

En el extremo opuesto, los hurtos se dispararon un 22,5%, hasta los 587, mientras la sustracción de vehículos a motor creció un 4,8%, con 22 casos. Mientras, los delitos relacionados con tráfico de drogas se mantuvieron en cinco, lo mismo que el año anterior. Además, no se produjeron ni homicidios ni asesinatos, como tampoco en 2014.

Del total de 1.603 delitos y faltas cometidos en Torrelavega en 2015, el 36,6% corresponde a hurtos, el 8,2% a daños y el 3,8% a robos con fuerza en domicilios.

Valoración de ruiz

El delegado del Gobierno ha destacado que la tasa de criminalidad se situó en del 28,6, es decir, 0,6 puntos menos que en 2014 y 2,2 puntos menos que en 2012, primer año de legislatura. Desde el año 2009, cuando la tasa se situó en 29,4 y hasta diciembre del año pasado, la disminución de los delitos y las faltas ha sido progresiva, según Ruiz.

En este sentido, ha afirmado que estos buenos resultados, "los mejores de los últimos siete años", obedecen principalmente a la profesionalidad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a las campañas y actuaciones de prevención y anticipación delictiva y a los planes operativos puestos en marcha en los últimos años dirigidos a frenar y disminuir tipologías delictivas específicas.

En cuanto a las infracciones que crecieron en Cantabria en el último año, como los robos de vehículos a motor y los delitos por tráfico de drogas, el delegado ha explicado, en relación a los segundos, que, a diferencia de otros tipos delictivos, en el tráfico de drogas no median denuncias, por lo que el aumento de las aprehensiones de droga y de las detenciones relacionadas con tal delito "no implican un aumento real del tráfico de drogas en Cantabria, sino que lo evidencian es un aumento de los servicios con resultados positivos".

Servicios, ha añadido, que se están realizando gracias a un "intenso" intercambio de información entre operativos de investigación y unidades territoriales, implementándose aquellos enfocados a desactivar puntos de cultivo de marihuana, tanto "indoor" como de exterior.

Además, se están llevando a cabo nuevas líneas de investigación dirigidas a la desarticulación de redes dedicadas a la cocaína y se están ejecutando las instrucciones nacionales del Plan Operativo de respuesta policial al tráfico minorista y consumo de drogas en zonas, lugares y locales de ocio y diversión, así como el Plan Director para la convivencia y mejora de la seguridad en centros escolares y sus entornos

"no se puede bajar la guardia"

A pesar de los buenos resultados, el delegado ha reconocido que todos ellos son "muy mejorables" y "no hay que bajar la guardia".

Ruiz también ha destacado que los cántabros conocen el trabajo de la Policía Nacional y la Guardia Civil "y no perciben en absoluto sentimientos de inseguridad, sino que por el contrario su percepción es que Cantabria sigue siendo uno de los lugares más seguros para vivir de todo el territorio nacional y de toda Europa".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.