La defensa de D.J.L.A., el joven de 21 años investigado por conducir de forma temeraria y atropellar a tres ciclistas en el Camino de Ribera de la capital de Almería, ha trasladado que su patrocinado no iba al volante bajo los efectos de alcohol o de sustancias estupefacientes sino que sufrió un "brote psicótico".

En declaraciones a Europa Press, el letrado Juan Marfil ha indicado que el joven no ha podido prestar declaración ante la jueza instructora debido a "las lagunas mentales" que sufre y a las "grandes incoherencias" en su discurso, que provocan que "no pueda coordinar su relato ya que cree que está en un videojuego".

Marfil ha señalado que la titular del Juzgado de Instrucción 4, la magistrada María del Mar Cruz, ha aceptado el escrito que ha presentado y en el que ha solicitado que sea explorado por un médico forense para determinar su grado de imputabilidad, por lo que el joven continúa en la Ciudad de la Justicia a la espera de la práctica de esa pericial.

Al hilo de esto, ha señalado que, si bien no le constan a D.J.L.A. antecedentes por trastornos psiquiátricos, sí que acudió el mismo día de los hechos a un centro de salud de La Cañada, "donde le recetaron tranquilizantes y le derivaron para que se le realizasen pruebas en Salud mental".

"Fue demasiado tarde. Cogió el coche de su padre a continuación", ha remarcado Marfil, quien ha reiterado que, durante la jornada del lunes, ya se descartó en la propia Comisaría Provincial que el joven hubiese consumido alcohol o drogas.

Prisión sin fianza

El Juzgado de Instrucción 4 de Almería ha decretado este martes prisión provisional, comunicada y sin fianza, para D.J.L.A., quien arrolló con el vehículo todoterreno que conducía a varios turismos y atropelló a varios ciclistas en la carretera que une el barrio capitalino de Nueva Almería con el campus universitario de La Cañada, creyendo, según los primeros datos, que estaba inmerso en un videojuego.

La magistrada María del Mar Cruz, le atribuye la presunta comisión de un delito de homicidio en grado de tentativa, lesiones, daños, contra la seguridad vial y atentado a agentes de la autoridad, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

La jueza, en funciones de guardia, ha ordenado que se practique una prueba forense al joven para determinar si es o no imputable y ha resuelto, asimismo, remitir las actuaciones al Decanato de Almería para que la causa recaiga en el juzgado al que le corresponda por reparto.

Fue sobre 12,45 horas del sábado cuando se recibieron varias llamadas en la Sala del 091 que alertaban de "un hombre que conducía muy temerariamente cerca del Paseo Marítimo" almeriense. Según agregaron, manejaba su vehículo en sentido contrario, ocasionando golpes a coches estacionados y coches en movimiento, como un autobús urbano.

Tras esto, invadió el carril bici, atropellando a varios ciclistas. Uno de ellos llegó a ser alcanzado y sufrió heridas leves por las que tuvo que ser evacuado a un centro sanitario.

"Fue entonces cuando este individuo detuvo su coche, en un punto entre el puente del Río Andarax y la Universidad, y al ver una patrulla de Policía, abandonó el vehículo y se lanzó al mar, lo que provocó que los agentes también se lanzaran al agua para lograr detenerlo", explicaron fuentes de la Comisaría Provincial.

La detención se produjo después de que supuestamente el sospechoso intentara agredir a los agentes, quienes lo pudieron rescatar del mar para trasladarlo hasta el complejo hospitalario de Torrecárdenas para ser sometido a un reconocimiento. En su declaración ante los agentes de la Policía Nacional, manifestó creer que se encontraba en un videojuego.

Consulta aquí más noticias de Almería.