El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha abogado este martes por "levantar la hipoteca reputacional" de la Comunitat Valencia porque, según ha lamentado, las consecuencias y "la factura" de la corrupción la pagan "todos los valencianos" y afecta a las inversiones y a las negociaciones con instituciones internacionales.

Puig se ha pronunciado en estos términos en una intervención en un desayuno informativo organizado por el Foro Las Provincias, donde ha estado acompañado por el presidente de las Corts Valencianes, Enric Morera, la vicepresidenta del Consell, Mònica Oltra, entre otras autoridades.

En su intervención, el presidente de la Generalitat ha lamentado que la Comunitat haya pasado las dos últimas semanas con "sobresaltos judiciales" que han puesto "otra vez" a la región valenciana "en el centro de los informativos por la corrupción".

En este sentido, ha reprobado que las consecuencias de estos casos de corrupción no solo las pagan "quienes deben de pagarlas", sino que las sufren "todos los valencianos". "La factura reputacional la pagamos todos y esa factura va más allá de los comentarios o chistes despectivos sobre nuestra tierra, sino que afecta a las inversiones y dificulta las negociaciones con las instituciones internacionales", ha puntualizado.

Por ello, ha recalcado que será "prioridad" del nuevo Consell "levantar" esa "hipoteca reputacional" de la Comunitat, mediante la "rehabilitación de las instituciones y "subrayando" que la Comunitat es una "tierra gente honrada y con valores enraizados en la creatividad, trabajo y el esfuerzo", ha insistido el 'president'.

Asimismo, ha subrayado que la Generalitat acabará con "cualquier sombra de despilfarro y corrupción" en los recurso públicos. "Es urgente una sobredosis de ética en las instituciones valencianas y la receta y el mejor antídoto contra la corrupción es la transparencia", ha sostenido.

Estrategia de la generalitat

Por otra parte, en su intervención Puig ha explicado que las líneas estratégicas del Consell van encaminadas a garantizar la viabilidad de la Generalitat; ganar competitividad y productividad para que aumente el empleo y hacia la lucha contra la pobreza y la desigualdad social.

En este sentido, ha recalcado que para cumplir ese primer objetivo de viabilidad es necesario un cambio en el sistema de financiación que no solo sea una reclamación valenciana, sino que este problema de desigualad sea compartido por el resto de comunidades autónomas con el objetivo de "abrir el debate". "Si superamos esta losa —la infrafinanciación— podremos afrontar el futuro con garantías", ha recalcado Puig.

Asimismo, ha defendido la necesidad de reformas y "cambios profundos" en la administración para mejorar el espacio público y conseguir una gestión "más eficiente y eficaz".

Competitividad y productividad

Para ganar el segundo objetivo de mejora de la competitividad y productividad, Puig ha apelado a la necesidad de innovar, modernizar las estructuras productivas y desburocratizar las empresas. Asimismo, ha apostado por facilitar el acceso al crédito a las pymes valenciano a través del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) y que éste sea una herramienta "útil" que financie "de verdad" a las empresas y "no a los pelotazos" urbanísticos.

"RENACIMIENTO" de la Comunitat

Finalmente, Puig ha destacado algunas de las medidas adoptadas en estos primeros meses de gobierno como la "universalización de la Sanidad, el plan contra la pobreza energética o el de gratuidad de los libros de texto, aunque ha admitido que "no se puede caer en la autocomplacencia" porque todavía es "insuficiente".

"El relato del nuevo Consell es la reparación de los derechos, la reconstrucción del modelo económico y el renacimiento de la Comunitat y este renacer tiene que ser el resultado de una sociedad fuerte, cohesionada, segura de sí misma e impregnada de ambiciones", ha reivindicado Ximo Puig.

Consulta aquí más noticias de Valencia.