La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha asegurado este martes que la decisión de abrir los centros de salud por las tardes no se ha hecho "desde la improvisación" sino que ha sido "muy pensada y estudiada" con el objetivo de que la sanidad balear sea "más accesible" a los ciudadanos.

Así lo ha señalado durante el pleno del Parlament de este martes al ser preguntada por la portavoz parlamentaria del PP, Margalida Prohens, por esta materia, donde la presidenta ha dicho a la 'popular' que lo que le está recriminando es "su herencia" y los recortes en salud que provocó el PP.

"Sí, es una herencia mala de gestionar pero la gestionamos basándonos en el interés general", ha declarado Armengol antes de asegurar que los centros de salud son menos accesibles si están cerrados por las tardes.

La presidenta ha recordado que la consellera del ramo, Patricia Gómez, ya explicó las consecuencias de la apertura por las tardes de los centros de salud en una comisión parlamentaria, mientras que ella todavía espera que el PP diga por qué decidió cerrarlos.

No obstante, la portavoz parlamentaria del PP, Margalida Prohens, ha considerado que los profesionales sanitarios "se sienten abandonados por este Govern" y ha pedido a Armengol que acate el mandato parlamentario y cese "al marido de la consellera", ha dicho en referencia al director general del IBSalut, Juli Fuster.