La tasa de criminalidad ha bajado en un 2,9 por ciento en Baleares durante todo el año 2015 -pasando de 68.747 infracciones penales en 2014 a 66.728-, según queda reflejado en el cuarto Balance de Criminalidad que ha presentado la delegada del Gobierno en la Comunidad, Teresa Palmer.

En rueda de prensa que ha tenido lugar este martes, ha detallado que los homicidios han pasado de 12 a ocho; los robos han bajado un 12 por ciento; los robos con fuerza en domicilios han disminuido un 8 por ciento y los hurtos, un 7,1 por ciento. "El dato más destacable a nivel negativo es el aumento del 22,8 por ciento de la sustracción de coches", ha dicho.

En este sentido, ha aseverado que este aumento se está produciendo "a nivel estatal" y que se centra, sobre todo, en "motocicletas y vehículos turísticos". Según ha valorado, "puede tener que ver con el aumento de la población turística, pero se está analizando porque llama la atención".

Aun así, ha señalado que la seguridad se consolida como "un valor competitivo" haciendo de Baleares un "destino turístico de primer orden" y que hay que "mantener y mejorar" esta línea.