Isabel Pantoja, fuera de prisión con un nuevo permiso
La tonadillera Isabel Pantoja ha salido de la prisión de mujeres de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) para disfrutar de seis días en libertad en el cuarto permiso ordinario que se le concede desde que el 21 de noviembre de 2014 entró a la cárcel para cumplir una pena de dos años por blanqueo de capitales Raúl Caro / EFE

La cantante Isabel Pantoja ha pasado este martes su última noche en prisión, ya que el juez ha decidido permitir que cumpla el tercer grado durmiendo en su domicilio, como ella había solicitado, según han informado fuentes penitenciarias y judiciales.

La libertad condicional se le ha notificado este martes y se hará efectiva el 2 de marzo próximo, cuando la cantante se desvinculará formalmente de la prisión de Alcalá, en la que ingresó el 21 de noviembre de 2014 para cumplir una pena de dos años por blanqueo de capitales.

Hasta el 2 de marzo, Pantoja está sujeta al tercer grado o régimen de semilibertad, que empezó a disfrutar el 13 de diciembre pasado y que le permitía dormir de lunes a jueves en un establecimiento penitenciario y el fin de semana en su casa.

Pantoja ha recibido "con satisfacción" las dos noticias respecto a su régimen penitenciario Sin embargo, el abogado de Pantoja, Esteban Romero, presentó un recurso sobre la forma de cumplir el tercer grado y el juzgado de vigilancia penitenciaria 2 de Andalucía le ha dado la razón para cambiar la forma de cumplirlo.

Tras la decisión del juzgado, Pantoja cumplirá el tercer grado en la modalidad descrita en el artículo 86.4 del reglamento penitenciario, que prevé dormir en el domicilio y personarse en la cárcel cada quince días, según ha dicho su abogado.

Por ese motivo, la cantante solo tendrá que volver un día a la cárcel de Alcalá para cumplimentar la obligación de la nueva modalidad del tercer grado, tras lo cual se desvinculará completamente de la prisión de Alcalá de Guadaíra.

Pantoja ha recibido "con satisfacción" las dos noticias respecto a su régimen penitenciario, ha apuntado su abogado antes de indicar que ahora la cantante sí podrá culminar su reinserción profesional, familiar y social.

Cuando obtenga la libertad condicional, el juzgado obliga a la cantante, para las notificaciones, a mantener su domicilio en la finca Cantora, situada en Medina Sidonia (Cádiz) y en la que pernocta cuando tiene un permiso judicial.

Además, la libertad condicional incluye una autorización para desplazarse por todo el territorio nacional por razones profesionales.

También debe someterse al seguimiento y control de los servicios sociales penitenciarios de Jerez de la Frontera (Cádiz) mediante la presentación en los mismos cuantas veces fuese requerido por ese servicio o por el juzgado de vigilancia penitenciaria.

Con la libertad condicional, decisión que puede recurrirse, Pantoja podría firmar cada mes o cada dos meses en alguna dependencia de los servicios sociales penitenciarios y tendría que comunicar si sale de la provincia de Cádiz.

Además de la pena de cárcel, Pantoja fue condenada por la Audiencia de Málaga a pagar 1,14 millones de euros, dinero que ya ha abonado.