Síndrome de Diógenes
La acumulación de basura es sólo un síntoma. WIKIPEDIA

Alrededor de 250.000 personas, un 3% de la población mayor de 65 años, están afectadas por el síndrome de Diógenes u otros trastornos asociados. Viven en una situación de aislamiento social, suciedad, falta de higiene personal, acumulación de basuras y objetos innecesarios, que provoca dificultades en las relaciones interpersonales y de convivencia.

Ocurre más de lo que parece. Eso parecen confirmar los datos del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid), que el pasado mes de octubre estrenó una asesoría social de atención a sus colegiados. De las consultas recibidas, una gran mayoría –el 60%– son sobre vecinos con el síndrome de Diógenes.

Los ‘okupas’ no concilian bien con los vecinos, que se sienten agraviados por la situación”También se reciben muchas preguntas sobre casos de ocupación de viviendas (20%). "Los 'okupas' no concilian bien con los vecinos, que se sienten bastante agraviados por la situación. La ocupación ilegal nos genera un nuevo problema en la comunidad que antes no teníamos“, señala la presidenta de CAFMadrid, Manuela Martínez Torres. Además, lamenta que cuando son avisados los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado "realmente no pueden actuar", por la complejidad del proceso que supone sacarles de la vivienda ‘okupada’.

Ya en menor grado, los administradores de fincas de viviendas reciben consultas sobre cómo eliminar barreras arquitectónicas para personas con discapacidad, casos de violencia doméstica, conflictos vecinales o de personas con enfermedades mentales.

Martínez Torres asegura que el colectivo de administradores de fincas "demandaba este tipo de asesoría", por lo que su equipo lo puso en marcha después de asumir el control del órgano a comienzos de 2015. Através de asesoría directa, de cursos presenciales, cursos online y circulares, CAFMadrid informa a los colegiados sobre estas cuestiones que "generan un problema de convivencia en la comunidad", lo que puede acabar redundando en la labor del administrador de la finca.